viernes, 20 de mayo de 2016

Dalí, maestro de sueños


Este documental sobre la vida y la obra de Salvador Dalí, una de las máximas figuras del movimiento surrealista, tiene varias partes y puede verse completo en You Tube.

Dadaísmo



Me gustaría que pulsarais el siguiente enlace y que aprendierais todo lo que este movimiento anti-arte nos puede enseñar sobre el arte. Porque, en efecto, el Dadaísmo es la negación del arte tradicional o convencional, del arte dedicado, según el movimiento Dadá, tan sólo a modificar los objetos. Lo que el Dadaísmo se propone, sin embargo, es la modificación radical del ángulo contemplativo, del punto de vista del contemplador. Y para ello, lo primero, es cambiar nuestra perspectiva sobre el uso que damos a los objetos. Ahí está, según Dadá, la esencia del arte. ¿Estáis de acuerdo?

Mayorías y minorías

Waterfall
He preguntado a mucha gente por los enigmáticos dibujos de Escher y casi todo el mundo le gusta este artista holandés. Podemos decir que es muy popular (en Internet encontraréis muchas otras obras suyas). Lo interesante es pensar por qué existe un aprecio universal o casi universal de este pintor e ilustrador contemporáneo, convertido muy pronto en clásico.
Tambien tenemos que pensar en lo que sucede con otros artistas. Van Gogh, por ejemplo, no vendió un cuadro en su vida. No le gustó a nadie en su tiempo, o a casi nadie, mientras que ahora gusta a todo el mundo o a casi todo el mundo.

Cottages
¿Es artística sólo la belleza que gusta a las mayorías? ¿Por qué cambia la apreciación de las mayorías sobre el arte? ¿Por qué hay también coincidencias artísticas mayoritarias?

Relativity

El simbolismo artístico


Caballos azules, Franz Marc
El lenguaje es el instrumento principal de que disponemos para dar significado y para representarnos el mundo, pero no es el único, hay otras formas simbólicas.

En primer lugar, el arte, un universo simbólico de imágenes, formas y sonidos capaz de producir en nosotros un sentimiento singular que llamamos experiencia estética. Es una forma simbólica con una función doble: la función de representar la realidad (imitándola, en el arte figurativo, o recreándola, en el arte no figurativo) y la función de expresar nuestro estado de ánimo.

Picasso pintó uno de los rostros más dramáticos de la historia de la pintura
La facultad de representar o figurar el mundo, como hemos visto, es un rasgo singular de nuestra especie. Con ella damos a luz un mundo de imágenes, formas y cadencias musicales capaz de producir en nosotros un sentimiento, una emoción, que llamamos experiencia estética. La experiencia estética es la del placer, agrado o gusto que sentimos delante de la belleza. Podemos representar la realidad de modo mimético, imitándola o copiándola de la naturaleza, que es como se entendía tradicionalmente el arte, y podemos también recrearla, usando la potencia de nuestra imaginación, de manera no figurativa, abstracta o simbólica: éste es el arte como creación pura, más propio del presente.

La pintura figurativa también puede ir más allá de las apariencias.
Inocencio X, Velázquez
El arte es también un vehículo ideal para la expresión de nuestros sentimientos, deseos e intenciones. Con él somos capaces de materializar, en cierta medida, la vida del espíritu. Con un lenguaje no necesariamente verbal, el arte favorece la comunicación humana y contribuye a nuestro desarrollo como personas.

¿En qué consiste el arte? Esta es la pregunta básica que subyace a toda reflexión filosófica sobre la materia. El arte unas veces ha tenido fines rituales o religiosos y otras ha pretendido simplemente decorar o entretener. En el siglo XX se llegó a una situación en la que prácticamente cualquier cosa puede ser arte, lo que ha introducido gran confusión en este campo de la estética.

¿Qué crees que es el arte? ¿Está en el ojo del observador o está en los objetos? ¿Puede ser todo una obra de arte? ¿Qué posee más valor artístico, una pintura original o una falsificación perfecta? ¿Por qué?

El simbolismo científico


Una de las grandes construcciones simbólicas humanas es la ciencia. Si la mirada artística proporciona goce estético y la religiosa sentido y consuelo, la mirada científica proporciona seguridad y estabilidad. La ciencia se caracteriza por su generalidad y es un conjunto de hipótesis, conceptos, leyes y teorías que nos sirven para ordenar e interpretar el mundo y hacerlo más previsible.

El lenguaje que usamos en la vida cotidiana no se caracteriza por ser muy preciso, sino que es vago y ambiguo. La ciencia, sin embargo, utiliza un sistema simbólico propio, sea formal (sin contenido empírico) o no formal (con contenido empírico), pero siempre especialmente diseñado para el cálculo, la previsión, la claridad y la univocidad.

¿Qué precio crees que pagan los científicos por todo eso?

Ejercicios de lógica proposicional


Formalizar y, en su caso, extraer y/o demostrar la conclusión de los siguientes razonamientos:

1. Si voy a Madrid veré a Mª Julia. Iré en coche o en tren. Si voy en tren no veré a Mª Julia. Y no voy en coche, luego..

2. Me gusta Mª Julia y la persigo, luego la quiero. La quiero y la adoro, luego tengo que hacer algo. Por tanto, si me gusta y la persigo y la adoro entonces tengo que hacer algo.

3. Si utilizo un amperímetro averiguaré la intensidad de la corriente que atraviesa un circuito. Si utilizo un voltímetro mediré la diferencia de potencial existente entre dos puntos del mismo. Si averiguo la intensidad y la diferencia de potencial podré calcular la resistencia eléctrica de un conductor. Dispongo de un amperímetro y de un voltímetro, luego… (podré calcular la resistencia eléctrica de un conductor).

4. Si fueras un mandarín de la China, vivirías con lujo y no tendrías que trabajar. Y si vivieses de esa manera, te distraerías haciendo viajes alrededor del mundo o alimentando los faisanes de tu majestuoso palacio. Pero no es así, por tanto…

5. Si las lipasas  y las fosfatasas son enzimas, tienen naturaleza proteínica. Y si tienen naturaleza proteínica se destruyen con el calor, las radiaciones y los ácidos. Las fosfatasas y las lipasas son, en efecto, enzimas, luego…

6. O esta es una roca ígnea o es sedimentaria. Esta roca es granito. Si esta roca es granito, entonces no es una roca sedimentaria. Por tanto, esta roca es ígnea.

7. Francia era una monarquía en 1780 o era una república. Si era una monarquía entonces la revolución americana precede a la francesa. Francia no era una república en 1780. Por tanto…

8. Si el palo empieza a golpear al perro, entonces el perro empieza a morder al cerdo. Si el perro empieza a morder al cerdo, entonces el cerdo saltará sobre el portillo. El palo empieza a golpear al perro. Por tanto…

9. Un triángulo es equilátero sí y sólo si sus tres lados son iguales. Un triángulo es escaleno sí y sólo si sus tres lados son desiguales. Este triángulo es equilátero o escaleno. Por tanto. sus tres lados o son iguales o desiguales.

10. O hay muchos gatos o hay pocos ratones. Hay muchas flores. Si hay pocos ratones y hay muchas flores, entonces habrá muchos abejorros. Por tanto, o hay muchos gatos o habrá muchos abejorros.

11. Si no hay un control de nacimientos, entonces la población crece ilimitadamente. Pero si la población crece ilimitadamente, aumentará el indice de pobreza. Por tanto, o hay control de nacimientos o aumenta el indice de pobreza.

12. O la sustracción no es siempre posible en el sistema de números o el sistema incluye otros números además de los naturales. Si el sistema incluye los enteros negativos entonces la sustracción es siempre posible en el sistema de números. El sistema no incluye otros números además de los naturales. Por tanto, el sistema no incluye los enteros negativos.

13. Si la región está cerca del ecuador, entonces el sol está siempre próximo al cenit. Si el sol está siempre próximo al cenit, entonces la región tiene un clima tropical cálido. Si la región tiene latitud grande, entonces no tiene clima tropical cálido. Esta región está cerca del ecuador y tiene clima tropical cálido. Por tanto, el sol está próximo al cenit.

14. Si dos gases tienen la misma temperatura, entonces sus moléculas tienen el mismo promedio de energía cinética. Volúmenes iguales de dos gases tienen el mismo número de moléculas. Las presiones de dos gases son iguales si es el mismo su número de moléculas y sus energías cinéticas son iguales. Por consiguiente, si dos gases tienen la misma temperatura y el mismo volumen, tienen la misma presión.

15. Si llueve me puedo empapar. O saco el paraguas o no llueve. Por tanto, si llueve entonces me puedo empapar y saco el paraguas.

¿Cuál es la conclusión?



Si el asesino de Magda es Lester, entonces ha tenido un motivo y una ocasión. Ciertamente Lester tenía motivos (porque Magda quería invalidar su antiguo testamento en el que lo declaraba su heredero). Sin embargo, no ha tenido ocasión (puesto que Magda fue asesinada entre las 11 y la 1 de la madrugada, y en ese tiempo Lester estuvo conmigo en la biblioteca). Luego...
Formalizar, extraer y demostrar la conclusión usando las reglas elementales de inferencia.

Herramientas para pensar mejor: estructuras lógicas condicionales


Una de las herramientas principales de nuestro razonamiento es la que llamamos estructura condicional, es decir, la posibilidad de relacionar unos hechos que denominamos antecedentes con otros que denominamos consecuentes. Así sabemos que si todos los virus son inmunes a los antibióticos y descubrimos en un análisis que estamos afectados por un virus, no vale la pena perder el tiempo combatiendo nuestra infección con ellos. También, en sentido inverso, sabemos que si el cobre es conductor de la electricidad y tenemos un objeto que no sabemos de qué está hecho, si no es conductor podemos descartar que sea cobre.

La primera estructura de razonamiento es el modus ponendo ponens (el modo afirmativo del razonamiento condicional). La segunda el modus tollendo tollens (el modo negativo). Son formas válidas de razonar. Pero cuidado con sus imitaciones fraudulentas. Si alguien os asegura que con tal profesor se aprueba siempre que se estudie no podemos concluir que quien no estudie no aprobará (falacia del antecedente). Del mismo modo si alguien ha aprobado no puede concluirse necesariamente que haya estudiado (falacia del consecuente).

Podéis comprobar todo esto realizando las cuatro tablas de verdad.

¿Verdadero o falso?


La lógica estudia la validez informal de la inferencia
El lenguaje formal de la lógica es un lenguaje natural
Todas las proposiciones son oraciones
Todas las oraciones son proposiciones
Un razonamiento es válido si sus premisas son verdaderas
Un razonamiento es válido si su conclusión es verdadera
El implicador es verdadero sólo si sus miembros son verdaderos
El conjuntor es verdadero sólo si sus miembros son verdaderos
El disyuntor es verdadero siempre que uno de sus miembros sea verdadero
El conjuntor es falso si uno de sus miembros lo es 
El disyuntor es falso si uno de sus miembros lo es
El implicador es falso si uno de sus miembros lo es

Las reglas básicas del razonamiento


Estas son las reglas elementales del razonamiento, distribuidas según los operadores lógicos.


Herramientas para pensar mejor: verdad y validez



La lógica es una ciencia formal y una rama de la filosofía que estudia los principios de la demostración y la inferencia válida. La palabra deriva del griego antiguo λογική (logike), que significa "dotado de razón, intelectual, dialéctico, argumentativo", que a su vez viene de λόγος (logos), "palabra, pensamiento, idea, argumento, razón o principio".

La lógica es la herramienta del filósofo, y lo primero que nos enseña es la diferencia entre verdad y validez.

Una cosa es la verdad de nuestras afirmaciones y otra la validez de nuestros razonamientos. La primera depende en última instancia de la realidad. La segunda de la estructura del argumento, no de su contenido. Verdad y validez son independientes.

Las nubes son condición necesaria de la lluvia, pero no suficiente. Del mismo modo, usar razonamientos válidos es condición necesaria para llegar a la verdad, pero no suficiente.

Piensa y razona:

¿Puede un argumento correcto conducirnos a una conclusión falsa?
¿Puede ser falsa la conclusión de un argumento que parta de supuestos ciertos?
¿Es posible obtener conclusiones verdaderas usando razonamientos incorrectos?
¿Es razonar bien sinónimo de decir la verdad?

Diferencia entre verdad y validez.
¿Por qué usar razonamientos válidos es condición necesaria para llegar a la verdad, pero no suficiente?

Lógica simbólica

La lógica es la anatomía del pensamiento (John Locke)

La lógica es una ciencia formal y una rama de la filosofía que estudia los principios de la demostración e inferencia válida, es decir los principios del correcto razonar. La palabra deriva del griego antiguo λογική (logike), que significa "dotado de razón, intelectual, dialéctico, argumentativo", que a su vez viene de λόγος (logos), "palabra, pensamiento, idea, argumento, razón o principio".
Todo razonamiento está compuesto de proposiciones o enunciados, es decir, de oraciones que afirman o niegan algo. Distinguimos en ellos las premisas (lo que damos por supuesto que es verdadero y nos sirve de partida) y la conclusión (lo que derivamos de lo anterior y es por tanto el final del razonamiento).
Para entender la estructura del razonamiento empleamos un lenguaje formal cuyo objetivo es hacerla patente. En el lenguaje formal de la lógica elemental, la lógica de enunciados de primer orden, cada proposición viene representada por una letra. Luego, las relaciones entre estos enunciados, sea cual sea el contenido del razonamiento, se reducen a cinco tipos básicos: negación, conjunción, disyunción, implicación y coimplicación. Estas dos últimas pueden ser reducidas a las tres primeras, pues la implicación equivale a una forma de disyunción y la coimplicación es una conjunción de implicaciones.
Representamos los valores de verdad de las proposiciones (verdadero, falso, V, F, 1, 0) mediante tablas de verdad.
Considérese dos proposiciones A y B (usamos estas mayúsculas como esquema de cualquier proposición). Cada una de ellas puede tomar uno de dos valores de verdad: o 1 (verdadero), o 0 (falso). Por lo tanto, los valores de verdad de A y de B pueden combinarse de cuatro maneras distintas: o ambas son verdaderas; o A es verdadera y B falsa, o A es falsa y B verdadera, o ambas son falsas. Esto puede expresarse con una tabla simple:
Obviamente la negación tiene los valores contrarios de la proposición que niega y opera sobre la pareja básica de valores proposicionales:
La conjunción opera al menos sobre dos proposiciones y, como suma lógica de verdades, sólo es verdadera si lo son todos sus miembros.
La disyunción o alternativa sólo requiere que uno de sus miembros sea verdadero para ser verdadera (no es excluyente).
La implicación o condicional sólo es falsa en un caso: cuando justamente la condición no se cumple, es decir, cuando el antecendente (primer miembro) es verdadero y el consecuente (segundo miembro) es falso.
La doble implicación o bicondicional es una conjunción de implicaciones, cada una de ellas en un sentido, y es verdadera cuando coinciden los valores de verdad de sus miembros.

Por supuesto, estos operadores pueden combinarse en proposiciones complejas


jueves, 19 de mayo de 2016

La evolución cultural


La evolución cultural de nuestra especie también pone en relación cinco procesos básicos:

  • la herencia, también los caracteres culturales (memes) se heredan, a través del aprendizaje, es decir, a través del cerebro, no del genoma
  • el cambio de esos caracteres, que varían pero debido a inventos, descubrimientos y planificaciones deliberadas, no al azar de la replicación genética
  • la selección de algunos de estos memes, que refuerzan su persistencia y difusión debido a sus efectos sobre la vida del hombre, otros desaparecen, dados por inútiles o superados por los nuevos
  • la deriva, ciertos caracteres pueden implantarse simplemente por el peso propio de su frecuencia estadística (como la lengua de una población numerosa)
  • el aislamiento intercultural,  que es siempre favorecedor de diferencia, mientras que el contacto implica el amalgamamiento, la fusión, la semejanza.
Las causas de mutación y selección en la evolución cultural no son independientes. Los focos del cambio cultural se vinculan a las razones de su supervivencia o fracaso. Las mutaciones aparecen porque se percibe con antelación su valor. En este sentido, podemos decir que la evolución cultural tiene características lamarckianas.
Por último, el cambio cultural se mantiene acelerado en comparación con la tasa de cambio fénico y es fuente de numerosos problemas éticos.

Pon ejemplos de cada uno de estos procesos básicos de la evolución cultural.



martes, 17 de mayo de 2016

Lo que la lengua hace con nosotros


Con las palabras recibimos una estructura intelectual que tendrá mucho que ver con el modo en que se construirá nuestra perspectiva del mundo. Las lenguas son hijas de los humanos, pero también los humanos somos hijos de las lenguas. Las palabras que hemos creado perduran más que nosotros mismos, adquieren su propia vida, forman la vida de los hombres que vendrán después, forman su humanidad, recogen y transmiten cosmovisiones y valores, posiciones y actitudes ante la vida, estereotipos, programas de pensamiento, prejuicios. El lenguaje nos modela. El lenguaje nos humaniza. 
Pero, cuidado, cambiar las palabras no es lo mismo que cambiar el mundo. Ni llamar “tercera edad” a los viejos les devuelve la juventud, ni feminizar los neutros de nuestra lengua o reduplicarlos elimina la violencia masculina contra las mujeres o trae consigo la igualdad de sexos. Eso sí, vuelve el idioma menos económico y menos eficaz como herramienta de comunicación.

Código, referencia, uso



Los símbolos suelen organizarse en códigos, es decir en sistemas que reúnen los signos y establecen sus reglas de uso. Por su plasticidad y capacidad, el código lingüístico es el más potente. Con sólo una veintena de sonidos, en su modalidad oral, podemos crear infinitas cadenas expresivas que pueden crear en la mente de los demás un universo completo de significados.

Por otra parte, mediante los símbolos, una comunidad no se limita a representar cosas. Con ellos representamos también funciones (jerarquías, oficios...) y abstracciones tan difusas como la idea de justicia o nación. Los símbolos pueden llegar a ser vehículos de identificación colectiva.

Como ya hemos dicho, los símbolos representan las cosas sustituyéndolas, es decir, ocupando su lugar. Así, nos ahorran tener que cargar con todos los objetos para mostrarlos o nos permiten incluso referirnos a objetos que nunca podríamos mostrar, como son los recuerdos o las expectativas. Esta función básica se llama referencial.

Para poderla ejercer debidamente hemos de conocer el significado preciso de los símbolos, evitar interpretaciones distintas. Para ello, puesto que los convenios significativos pueden variar con el tiempo, la dimensión más real del significado, como dijo el filósofo Wittgenstein, es el uso.

¿Cómo aprendemos a hablar?


La herencia genética de un niño normal incluye la capacidad de aprender una o más lenguas. Ello implica, en primer lugar, contar con una capacidad intelectual que permite descubrir los patrones de sonidos repetidos de que se compone una lengua.
Alrededor de los seis meses se empieza a balbucear, a producir sonidos simples espontáneos que suelen reduplicarse ("tata, nana, mama"). A los 18 meses se conocen 20 palabras, se comprenden instrucciones simples, se responde ante un “no”, como un perro bien entrenado. A los 21 meses el vocabulario del niño aumenta 10 veces, comprende preguntas simples y pronuncia frases de dos palabras (“apa nene”). Con el uso del lenguaje de signos o manejando iconos, los chimpancés adiestrados han sido capaces de alcanzar este nivel, pero, a partir de los dos años, el proceso despega, el niño conoce trescientas o cuatrocientas palabras y las frases de dos o tres palabras contienen preposiciones y pronombres. Empieza el desarrollo de la gramática, el aprendizaje de reglas de formación abstracta que van mucho más allá de la simple asociación. Esto se debe, según el filósofo y lingüista norteamericano Noam Chomsky (en la imagen), a que el cerebro humano contiene un proyecto previo transmitido genéticamente, una especie de plan lingüístico para construir el lenguaje, una gramática universal. Todos los niños de todas las partes del mundo comienzan a hablar aproximadamente a la misma edad, a velocidad similar. Existen universales en la adquisición del lenguaje, como son las generalizaciones inadecuadas (toro-tora), que con el tiempo se corrigen a través de un proceso de ensayo y error.
No se imita la lengua de los adultos con errores. En cada etapa, las producciones verbales del niño muestran un patrón y un sistema: es como si estuviera formando reglas y poniéndolas a prueba. El niño escucha patrones recurrentes e infiere las reglas para combinarlos, busca el patrón y, a pesar de cometer errores, aprenden la regla. Esta capacidad de inferencia es innata.

Cuando empezamos a hablar, lo que resulta indispensable aprender es qué contrastes de sonidos señalan diferencias de significado. Estas categorías de sonidos se llaman fonemas. Aunque señalan diferencias de significado, no significan nada en sí. El número usual va de 20 a 60. También está el tono o altura de la pronunciación.

Los tipos de categorías y planes abstractos e ideales caracterizan la lengua por oposición al habla. Las unidades de la lengua (como los fonemas) se infieren del habla concreta, la cual es asombrosamente variable. La relación entre habla y lengua es análoga a la que se da entre comportamiento y cultura. El habla es la forma actual de comportamiento lingüístico. La lengua es el conjunto de reglas, categorías y planes que explica las regularidades que se observan en el habla. Cada persona que aprende una lengua debe inferir sus reglas a partir de una muestra de habla. Afortunadamente, el cerebro del hombre está construido para buscar estos patrones.

Los signos de Peirce



El filósofo norteamericano Charles Santiago Sanders Peirce (en la imagen) fue el creador de la Semiótica o ciencia de los signos. Para Peirce un signo o representamen es algo que, para alguien, representa o se refiere a algo en algún aspecto o carácter. Dicho con más sencillez, un signo es algo que está en el lugar de algo, su objeto, al que representa (porque representar es sustituir o estar en el lugar de otro).
Son tres las clases principales de signo: iconos, índices y símbolos.
Un icono es una imagen de su objeto. La asociación entre el significante y el significado depende del parecido (como en una pintura figurativa, un diagrama o una fotografía). Evidentemente, cualquier cosa es apta para ser un sustituto de otra similar.
Un índice es el resultado de una relación existencial o de una conexión natural (probable) con su objeto. La asociación tiene lugar por contigüidad o relación causal, no hay parecido significativo. Un barómetro con marcas bajas, una veleta, la estrella polar, una plomada o nivel de burbuja, un síntoma médico... son índices.
En general los animales pueden manejarse sin muchas dificultades con estas dos primeras clases de signos, pero el mundo de los símbolos, el de los signos creados de forma convencional y arbitraria, el tipo de representamen que depende de una conexión intelectual con su objeto y que es resultado de un hábito de asociación cultural, parece ser una exclusiva humana. Una luz de vigilancia, un estandarte, una enseña, un billete, las palabras... son símbolos.
Y el mundo del símbolo es el mundo humano.

Símbolos


Como cualquier otro animal, el hombre se modela el mundo a partir de los condicionamientos de sus sentidos y de su conciencia.

Y, en esta conciencia, los símbolos lingüísticos son el elemento clave. En todas las creaciones culturales humanas, el lenguaje ocupa un lugar preeminente, tanto por su relación con el pensamiento como por su capacidad comunicativa.

El mundo humano no es exclusivamente un mundo hecho de realidades físicas, sino también un mundo integrado por nuestras representaciones de esta realidad. Es importante porque nuestras representaciones nos permiten trabajar de mil modos distintos sobre la realidad sin necesidad de actuar directamente sobre ella: manipulando mentalmente, imaginando combinaciones novedosas, ensayando soluciones alternativas a los problemas, uniendo elementos que en el mundo exterior están separados, previendo qué puede suceder si actuamos de determinada manera...

Y en este mundo de representaciones humanas los signos simbólicos son la herramienta fundamental. Un mundo sin símbolos está limitado a lo que es presente, pero la capacidad de ir más allá de lo que tenemos ante nosotros es lo que nos hace excepcionales a los humanos. Sin posibilidad de expresión de lo vivido, de lo experimentado, o de lo por vivir o por experimentar, no habría historia, ni ciencia. Sin posibilidad de expresar lo que aún no es no podríamos inventar, ni dar origen a una sociedad mejor y más organizada, más viable, más feliz, más humana.

El universo de los símbolos no es sólo un universo humanizado, es el universo que nos hace humanos.

viernes, 13 de mayo de 2016

Kanzi


Como hemos visto, las abejas pueden indicar la dirección y distancia precisa hasta las fuentes de polen. Muchos otros animales se comunican, todos los mamíferos, los pájaros, pero, exceptuando al ser humano, sus comunicaciones son sobre el aquí y el ahora, limitadas al tiempo presente y a los alrededores inmediatos.

Los delfines tienen un amplio vocabulario de sonidos, pero no hemos descifrado su código. Es tan amplio porque su comunicación utiliza un solo canal. Si los perros utilizaran un solo canal probablemente sería igual de complejo. Pero muestran rabia y amenaza erizando el pelo del cuello, amistad y accesibilidad moviendo la cola, territorialidad mediante señales olfativas.

Los simios no poseen las aptitudes físicas necesarias para hablar. La anatomía y musculatura de boca y garganta no les permiten producir todos los sonidos que los seres humanos utilizan habitualmente en el lenguaje. Sin embargo, poseen la inteligencia suficiente para aprender a utilizar, con la tutela humana, ciertas partes de nuestro lenguaje.

Las conductas de comunicación de los simios salvajes se componen de expresiones faciales instintivas y lenguaje corporal; de sonidos vocálicos simples para expresar comida, miedo, perplejidad, enojo; lloran, gimotean, gritan para expresar peligro; saludos con resoplidos, ladridos de excitación, gruñidos de satisfacción... No tienen nombres para llamarse unos a otros, no pueden decirse lo que han hecho, ni preguntar.

Los científicos se centraron primero en enseñarles a hablar, pero su faringe es corta y apenas pueden producir sonidos vocálicos. Luego usaron signos y consiguieron comunicarse con ellos, que entendieran preguntas abstractas, que generalizaran y combinaran signos, pero no que hicieran peticiones subordinadas.

Los chimpancés adiestrados pueden transmitir parte de lo que han aprendido a chimpancés no adiestrados sin mediación humana, pero el número de los signos disminuye. Abandonados a su suerte cada vez usan menos signos.

En cualquier caso, la aptitud de los monos no supera la de un niño de tres años. Su discurso se compone de peticiones de cosas concretas y expresiones de estados emocionales.

En el vídeo podéis observar, no obstante, como un chimpancé, llamado Kanzi, es capaz, bajo adiestramiento humano, de reconocer una buena cantidad de símbolos lingüísticos y de producir una asociación con su icono correspondiente en la pantalla del ordenador. Esta es la base del lenguaje, pero nada más. La gramática, el uso de reglas complejas de código, la productividad que nos permite transmitir cualquier mensaje son una exclusiva humana.

¿Se comunican los animales?



Desde luego las abejas lo hacen... Mirad este vídeo en Youtube

¿Pero qué tipo de signos emplean para esa comunicación?

¿Animales racionales?



Si alguien nos pidiese una definición del ser humano, es muy probable que la primera que se nos ocurra sea la de "animal racional". Esta definición la propuso Aristóteles hace más de dos mil años. Literalmente dijo que el hombre es el "zoon logon", el animal lógico, es decir el animal que posee la capacidad racional de expresarse con palabras.

En efecto, lo primero que observamos es que somos animales, mamíferos primates, y que poseemos el logos, la razón y la palabra. Según Aristóteles esto es lo más definitorio: lo que separa a los humanos de los demás animales es la capacidad de hablar. Mientras que los animales solo tienen voz (phoné), los humanos disponemos de la palabra (logos). Con la voz puede ser comunicado el estado de ánimo presente, distinguir el placer del dolor, o advertir de un peligro inminente. Con la palabra podemos referirnos a ideas abstractas y contar una historia. Los animales manejan códigos de señales de escasa variabilidad. El hombre un sistema de símbolos abierto, doblemente articulado en unidades significativas y no significativas, cuya combinatoria permite su intensa flexibilidad y su potencialidad para transmitir infinitos mensajes, con capacidad para expresar cualquier idea o pensamiento, no sólo para manifestar sentimientos o emociones.

Dice Descartes que si los animales no hablan es porque no poseen una mente racional como la nuestra (de hecho pensaba que eran sólo ingeniosos mecanismos). Ser racional es pensar y pensar es como hablar en voz baja: el ser que piensa es el ser que habla.

¿Estás de acuerdo con estas ideas? ¿Es lo mismo pensamiento y lenguaje? ¿Crees que los animales son máquinas? ¿Crees que no tienen lenguaje? ¿Que son irracionales?

¿Qué es el ser humano?


Narciso y Eco
Pensar en nosotros mismos, tratar de conocer lo que somos siguiendo el consejo de Delfos (conócete a ti mismo)... Para Pascal el autoconocimiento es el primer paso para ordenar la vida. Conocerse a sí mismo significa conocer nuestros límites, nuestras capacidades, virtudes y posibilidades.

Este objetivo implica enfrentarse a una realidad multiforme y hasta contradictoria.

Somos seres inteligentes, dotados de razón, pero muchas veces actuamos de la forma más irracional y absurda. No podemos vivir sin los otros y la vida social nos resulta muchas veces opresiva. Somos egoístas y sociables. Somos libres, pero en algunos aspectos estamos programados por la naturaleza. Somos criaturas reflexivas, pero actuamos llevados de la emoción y el impulso. Tenemos un cuerpo y una mente, genes y cultura. Gracias al lenguaje y a la técnica podemos transformar la realidad para adaptarla a nuestras necesidades. La condición humana es una permanente tensión entre elementos opuestos. Somos el animal racional, pero también el racional más animal que existe.

¿Que piensas de todo esto? ¿Somos Narcisos analizándonos?

miércoles, 4 de mayo de 2016

Conciencia, mente, espíritu


La conciencia es el rasgo primario y esencial de la mente. Un mundo interior privado de percepciones, motivaciones y sentido moral.


Nuestra mente humana fue entendida en el origen de nuestra cultura desde una perspectiva biológica, como principio de movimiento y vida (psique, anima), pero luego se pasó a entenderla como un espíritu inmortal. El primer hito importante de esta concepción está en el orfismo griego, en el pitagorismo y en el platonismo. Desde este punto de vista, el hombre es esencialmente una naturaleza espiritual, y su principio, la psique, es preexistente al cuerpo y no muere con él. El hombre es un ser dual, pero su ser esencial está en la mente. La tradición cristiana tiene también estos presupuestos, aunque el alma ni preexiste al cuerpo ni se reencarna para purgar sus culpas.

La filosofía contemporánea, mayoritariamente, ha abandonado la reflexión sobre el concepto de espíritu así entendido, y se centra en el análisis de la mente o conciencia concebida como campo unificado de experiencias subjetivas, como percepción reflexiva, como voluntad e intencionalidad. En el ámbito de la percepción y el conocimiento ha sustituido la concepción objetivista (en la que lo percibido actúa sobre el perceptor) por una concepción subjetivista (en la que la percepción es algo a lo que el sujeto contribuye con sus formas y categorías de conocimiento). La epistemología moderna ha hecho de objeto y sujeto algo no separado y diferenciado, sino algo correlativo (la separación es una abstracción). Es claro que el conocimiento está inevitablemente teñido por el sujeto que lo recibe y construye. Lo que no implica mera invención, puesto que el conocimiento puede hacerse público, analizarse en común a través de lenguaje y juzgar sobre su verdad, a pesar de que no carezca de limitaciones.

La mente es pues un conjunto de capacidades, las más importantes: el intelecto y voluntad. Es también una habilidad para adquirir habilidades. La más importante: el lenguaje. Por intelecto entendemos la capacidad teórica de la mente y sus funciones de percepción, comprensión y conceptualización. Por voluntad, la de realizar acciones conscientes y elegidas, en circunstancias que permiten conductas diferenciadas. Intelecto y voluntad se unen cuando el hombre es capaz de poner sus actos delante y dar razón de ellos.


Investiga en internet sobre el orfismo griego y analiza sus doctrinas exponiendo tu punto de vista argumentado.
¿Cómo concibes tú la mente del hombre?

Las dimensiones de la corporalidad



Nuestra corporalidad se manifiesta en su dimensión espacial. Y también sexual. También nuestro cuerpo es un cuerpo sexual, masculino o femenino, no existe en abstracto.

La sexualidad, que es impulso que arrastra, a veces, pero también posibilidad de disfrute y de reproducción, es sobre todo un ámbito esencial de nuestras relaciones personales. No es razonable concebir el sexo humano solo como mero mecanismo de placer o como simple dispositivo reproductor.

Nuestro cuerpo tiene medidas, y características sexuales, pero también personalidad y perspectiva. El cuerpo es expresión de la persona (risa, llanto, lenguaje corporal). Nuestros encuentros no se da entre cuerpos, sino entre personas.

Esta consideración del cuerpo como algo propio de la persona condena éticamente toda instrumentalización forzada del mismo.


Analiza la dimensión sexual de nuestra corporalidad y señala si encuentras diferencias esenciales entre lo masculino y lo femenino.

Corporalidad





Nuestro estar en el mundo viene definido, en primer lugar, por el cuerpo, la corporalidad es el primer rasgo fenomenológico (es el primero en aparecer ante nosotros, fenómeno). Tenemos un cuerpo físico, sujeto a leyes físicas, que determina nuestra conexión con el cosmos. Es también un cuerpo vivo, sujeto a las leyes y ciclos zoológicos. Pero, fundamentalmente, es un cuerpo individual y personal. Somos individuos y personas, por encima de entes físicos o seres vivientes.

Ahora bien, en tanto vivo, nuestro cuerpo físico se caracteriza, como todos, por cuatro notas: desequilibrio termodinámico (que es lo que permite el orden vital), metabolismo (pues para el orden vital se requiere energía), reproducción (los seres vivos tienen la posibilidad de producir otros entes similares) y evolución por selección natural.

Esta evolución por selección natural, en el ser humano comenzó por los pies. Nuestro bipedismo está en el origen de una serie de cambios anatómicos con respecto a nuestros parientes primates: foramen magnus desplazado a la base del cráneo; reestructuración de la columna vertebral y la pelvis; desarrollo de la musculatura de la verticalidad; piernas más largas que brazos; brazos liberados; manos libres que sustituyen a la boca para desgarrar y para transportar; mandíbula solo como órgano masticador, reducida en tamaño; lo que permite el crecimiento del cerebro. El desarrollo relacionado de la técnica manual, la interacción mano-cerebro, determina a su vez un desarrollo de la configuración de la función cerebral y finalmente (o acompasadamente) del lenguaje.

Pero no hay que olvidar que la posición vertical es aprendida, sobre un predisposición natural, igual que el lenguaje.

La mano, decía Aristóteles, es el instrumento de los instrumentos. No está condicionada por ninguna función específica, impone el uso de órganos artificiales y, previa conexión entre medios y fines (instrumento y función, necesidad anticipada y objeto) da lugar a un riquísimo mundo objetal. Esto es posible porque el hombre, que es un animal deficitario, ha tenido un nacimiento prematuro, y viene al mundo con instintos residuales e indefinición general, pero posee, sin embargo, una extraordinaria capacidad de aprendizaje.

Dato curioso de nuestra constitución corporal “desespecializada” es que el hombre, si concurriera con otros animales, no ganaría en ninguna disciplina “atlética”, pero en el conjunto de todas ellas resultaría vencedor.

Investiga en internet sobre la evolución del cuerpo humano y comenta los aspectos que te resulten más sorprendentes.

jueves, 21 de abril de 2016

Ser-en-el-mundo

El hombre no es una mónada aislada. Es un ser inmerso en una comunidad, tradición y cultura, y en ellas desarrolla su propia comprensión.

Mientras que el animal está vinculado al entorno, el hombre es un ser abierto al mundo, como decía Max Scheler. No hemos de entender por ello que el hombre no reciba influencias de su medio, ni que el animal habite siempre en un entorno geográfico o espacial estrecho y limitado. No siempre es así. No es una cuestión de amplitud, de diferencia cuantitativa. Un entorno es un espacio funcional-natural al que los animales se adaptan. El mundo es un horizonte vasto, libre de entorno, natural, social y cultural, en el que el hombre ha producido cambios para adaptarlo a sus necesidades. Según Xavier Zubiri, el hombre es un «animal de realidades» frente al animal que lo es de estímulos, es decir, que aprehende las cosas como acicates subjetivos que determinan su respuesta, frente al hombre, que las aprehende como realidades, como algo suyo o propio, en su autonomía. Por ello puede desenvolverse en distintos contextos universales a partir de lo aprendido en uno particular.

La propiedad fundamental de un ser consciente, con una inteligencia abstracta, es su independencia, libertad o autonomía personal frente a la presión de lo orgánico, que actúa en el animal como un vínculo de hierro. Eso marca una distancia respecto de la naturaleza que no se da en los otros vivientes.

Pero el mundo nos constituye, en un sentido amplio, el hombre se constituye en el mundo y habitándolo y pensándolo lo constituye también. No solo es el mundo biológico, se incluye igual el mundo social y cultural propiamente humano. El hombre es un ser-en-el-mundo, así, entre guiones, como queriendo señalar la unidad, la mutua constitución, la del hombre por el mundo y el mundo por el hombre. Así nos lo explicó Martin Heidegger.


El mundo no es un simplemente un objeto, es un subsuelo. Por él somos cuerpo, materia, vida, comunidad o sociedad, cultura e historia. Tiene diferentes aspectos o niveles:
  • cosmológico, es el mundo objetivo (en realidad es una abstracción)
  • sociológico, el espacio vital humano, social, político y cultural, un mundo plural en su concreción
  • fenomenológico, el mundo de la vida, el fenómeno general y concreto del hombre, en que se ensamblan sujeto y objeto, espacio vital, es nuestro horizonte intelectivo concreto
Busca en internet información sobre Scheler, Zubiri o Heidegger e intenta comprender y explicar con tus palabras alguna de sus ideas.

Determinaciones humanas


La filosofía frente a las ciencias, cuya estructura de conocimiento es especializada, parcelada, se propone conseguir una conceptualización unitaria del hombre, hermenéutica, práctica, que abarque todos sus aspectos esenciales.

Algunas ideas clave son las siguientes:

  • El hombre no es un factum sino un faciendum
El hombre no es una realidad que se nos aparezca como dada y construida de una vez para siempre. Es un ser en construcción, un ser en marcha, su vida es una tarea, un quehacer, como decía Ortega y Gasset. Su ser se va desplegando en la historia y la cultura.
  • Pero no es pura materia prima
Aunque se conoce por materia prima a aquellas extraídas directamente de la naturaleza, el concepto procede de la filosofía de Aristóteles y hace referencia a una materia abstracta, sin forma ni determinación (aunque toda la materia que percibimos ya está determinada por alguna forma). Del mismo modo, el hombre no carece de determinaciones primarias a partir de las cuales se constituye y despliega. Algunas de estas determinaciones son su corporalidad, su ser-en-el-mundo, su ser-con-los-otros, pero también su racionalidad, su capacidad lingüística, su dimensión afectiva, su dimensión mental, su carácter de persona.


Investiga en internet y define la noción de ser-en-el-mundo.

Eros y Tánatos, Consciente e Inconsciente


¿Somos seres guiados por la razón?

Según Freud, la consciencia (yo) no es sino la punta del iceberg de nuestra personalidad, la parte que aflora al exterior y sobre la que tenemos control. Por debajo de ella permanece oculto el inconsciente, constituido por una amalgama de impulsos irracionales: vitales y eróticos los unos, agresivos y destructivos los otros.

Estos impulsos (ello) son vigilados de cerca y censurados por el ideal del yo (superyó), una instancia moral producto de las normas interiorizadas en el transcurso de nuestra educación. Es éste el mundo del inconsciente.

Para establecer esta imagen tripartita del psiquismo humano, Freud se apoya en un hecho: la existencia de conflictos internos (que a veces derivan en patologías).

Atrapado entre las dos grandes fuerzas inconscientes, el yo lucha por mantener un difícil y precario equilibrio entre el principio de realidad (y sus renuncias) y el principio del placer (y las concesiones que se le deben).

¿Qué papel crees que juega en la vida humana el deseo, al lado de la razón?
¿Cómo crees que influye la noción freudiana de inconsciente en la visión que tenemos del ser humano?
¿Qué fenómenos, inexplicables desde una perspectiva racional, pueden entenderse desde la perspectiva freudiana?
¿Cómo definirías los principios de realidad y placer de los que habla Freud?

El problema del hombre y el psicoanálisis


Lo que se llama "problema" del hombre en el mundo moderno tiene que ver con el desplazamiento al que ha sido sometido el ser humano en la cultura contemporánea. Sigmund Freud hablaba de tres "ofensas" hechas por la ciencia al hombre desde el Renacimiento:
  • la ofensa cosmológica (por el abandono de la Tierra como centro, tras la revolución copernicana)
  • la ofensa biológica (por el abandono del puesto soberano del hombre en la naturaleza, tras la revolución darwiniana),
  • la ofensa psicológica (por el abandono de la propia soberanía psíquica como ser racional, tras la revolución psicoanalítica)
Pero también podríamos hablar de otras ofensas
  • sociológica: no es el hombre el que hace la historia, sino las fuerzas y factores sociales que se escapan de su control
  • lingüística: no habla el hombre sino la estructura lingüística
  • neurocientífica: los conceptos antropológicos clave como libertad, persona, dignidad… chocan contra el determinismo orgánico cerebral o genético.

En efecto, la cultura contemporánea parece haber desplazado al hombre, a lo humano, del centro a la periferia. Particularmente es el caso de la doctrina psicoanalítica: hemos dejado de ser ese "animal racional" del que hablaba Aristóteles, para descubrir en nosotros simplemente el "animal", para entender el peso que sigue teniendo en nuestra vida civilizada. 

El psiquismo humano, según Freud, no es simple, sino complejo, y hay en el una parte consciente y otra inconsciente. Este término "inconsciente" se utiliza para englobar el conjunto de los contenidos que no están presentes en el campo actual de la conciencia. Está constituido por contenidos reprimidos, por aquello que el hombre tiene que ocultar en el seno de una vida civilizada. Freud llamaba Ello a la instancia más antigua y primitiva de la personalidad. Comprende todo lo que se hereda o está presente al nacer. Representa nuestros impulsos o pulsiones más básicos: eros (pulsiones vitales, sexualidad, reproducción) y tánatos (pulsiones de muerte, violencia, agresividad). El Ello opera de acuerdo con el principio del placer y desatiende las demandas de la realidad. Pero el Superyó es la parte que la contrarresta, y representa los modelos ideales, los pensamientos morales y éticos recibidos de la cultura.  Finalmente el Yo evoluciona a partir del ello y es una parte modificada (por la proximidad con la realidad) que surge a fin de cumplir de manera realista los deseos y demandas del Ello. Eso implica conciliarlas con nuestro entorno social y con las exigencias del Superyó. Nuestra vida mental, como vemos, es una lucha. El Yo actúa como un intermediario procurando seguir el principio de realidad, es decir, satisfaciendo los impulsos del Ello de una manera apropiada en el mundo de la cultura. 

¿Qué conclusiones sacas de este "desplazamiento" humano en la modernidad? ¿Qué juicio te merecen las teorías de Freud? Investiga todo esto en internet.

miércoles, 30 de marzo de 2016

La evolución humana



Se llama Hominización al proceso gradual de cambios anatómicos y fisiológicos que permitieron la evolución de los primeros homínidos hasta el Homo Sapiens. De forma paralela tuvo lugar el proceso de transformaciones psicológicas, conductuales y sociales que se conoce con el nombre de Humanización. Se trata de dos procesos interdependientes que nos han llevado de la biología a la cultura.
La evolución humana comenzó por los pies, como probable consecuencia de un cambio climático que deforestó grandes zonas boscosas del África Central y Oriental. La selección natural favoreció a los primates mejor adaptados a la locomoción bípeda terrestre. El bipedismo, el mayor control del entorno y la liberación de las extremidades superiores, la interacción mano-cerebro, el incremento de nuestra habilidad técnica y nuestra creciente encefalización, son los elementos relacionados que han permitido el desarrollo de la inteligencia, el lenguaje y la vida social y cultural. La neotenia, nuestro nacimiento inmaduro y nuestra enorme capacidad para el aprendizaje, es quizá, junto con el bipedismo, el rasgo biológico más característico de la especie humana. En el otro ámbito, en el de la cultura, no cabe duda que ha de destacarse el lenguaje.