Símbolos


Como cualquier otro animal, el hombre se modela el mundo a partir de los condicionamientos de sus sentidos y de su conciencia.

Y, en esta conciencia, los símbolos lingüísticos son el elemento clave. En todas las creaciones culturales humanas, el lenguaje ocupa un lugar preeminente, tanto por su relación con el pensamiento como por su capacidad comunicativa.

El mundo humano no es exclusivamente un mundo hecho de realidades físicas, sino también un mundo integrado por nuestras representaciones de esta realidad. Es importante porque nuestras representaciones nos permiten trabajar de mil modos distintos sobre la realidad sin necesidad de actuar directamente sobre ella: manipulando mentalmente, imaginando combinaciones novedosas, ensayando soluciones alternativas a los problemas, uniendo elementos que en el mundo exterior están separados, previendo qué puede suceder si actuamos de determinada manera...

Y en este mundo de representaciones humanas los signos simbólicos son la herramienta fundamental. Un mundo sin símbolos está limitado a lo que es presente, pero la capacidad de ir más allá de lo que tenemos ante nosotros es lo que nos hace excepcionales a los humanos. Sin posibilidad de expresión de lo vivido, de lo experimentado, o de lo por vivir o por experimentar, no habría historia, ni ciencia. Sin posibilidad de expresar lo que aún no es no podríamos inventar, ni dar origen a una sociedad mejor y más organizada, más viable, más feliz, más humana.

El universo de los símbolos no es sólo un universo humanizado, es el universo que nos hace humanos.

Comentarios