La disertación filosófica



Es un texto en que se exponen argumentos en torno a una cuestión filosófica.

- La base de una disertación es la reflexión, este es el primer paso: comprender la cuestión  y sus implicaciones.
- Luego puede seguirse el método de la tormenta de ideas y apuntar en una hoja las que surjan espontáneamente.
- Luego hay que seleccionar estas ideas y someterlas a ordenación, distinguiendo primarias y secundarias y elaborando un guión.
- La idea central determina el enfoque de nuestra disertación.
- Luego hay que ponerse a redactar, distinguiendo
- la introducción (en que se avanza esta idea central),
- el desarrollo (en el que se la fundamenta con
- ejemplos
- información relevante
- el recurso a alguna autoridad
- otras afirmaciones o negaciones evidentes
- las consecuencias o implicaciones de considerarla verdadera o falsa, aciertos y errores que acarrea
- la deficiencia de otras ideas contrarias etc.)
Hay que ser elocuentes, convincentes, claros, basándonos en hechos o razones que resulten admisibles.
- Por último, hay que concluir resolviendo la cuestión.

Comentarios