Un texto de Karl Raimund Popper


Creo que todos los hombres y mujeres son filósofos, aunque unos más que otros... En cualquier caso, me opongo rotundamente a una idea... a la idea de una élite intelectual y filosófica.
Todos los hombres y todas las mujeres son filósofos. Si no son conscientes de tener problemas filosóficos, en cualquier caso tienen prejuicios filosóficos. La mayoría de éstos son teorías que dan por supuestas: teorías que han absorbido de su entorno intelectual o de la tradición.
Dado que pocas de estas teorías se sostienen de forma convincente, son prejuicios en el sentido de que se sustentan sin examen crítico, aun cuando puedan tener una gran importancia para las acciones prácticas de las personas, y para su vida toda.
Constituye una defensa de la existencia de la filosofía profesional el que los hombres tienen que examinar críticamente estas teorías difundidas e influyentes.
Teorías como éstas constituyen el inseguro punto de partida de toda ciencia y de toda filosofía. Toda filosofía debe partir de las ideas dudosas y a menudo perniciosas del sentido común acrítico. Su meta es llegar hasta el sentido común crítico: alcanzar una concepción más cercana de la verdad; y con una influencia menos perniciosa sobre la vida humana.
Creo que la principal tarea de la filosofía es especular críticamente sobre el universo y sobre nuestro lugar en él, incluidas nuestras facultades de conocer y nuestra capacidad de hacer el bien y el mal.
Todos los hombres son filósofos, porque de un modo u otro todos pueden asumir una actitud hacia la vida y la muerte. Están quienes piensan que la vida carece de valor porque tiene un fin. Esas personas no ven que también puede defenderse el argumento opuesto: que si la vida no tuviese un fin, carecería de valor; que es, en parte, el omnipresente peligro de perderla el que nos ayuda a cobrar consciencia del valor de la vida.
Popper, En busca de un mundo mejor

Actividades
1. Cita algún ejemplo de prejuicio y elabora una breve reflexión en torno a él (causas, consecuencias, base, posibles formas de luchar por corregirlo...).
2. Explica por qué a partir de la finitud de la vida pueden defenderse dos argumentos opuestos. 

Comentarios

  1. Podríamos considerar la misma idea principal de este texto como un prejuicio en sí mismo. No todas las personas poseen capacidad intelectual suficiente para elaborar reflexiones filosóficas más allá del conocimiento popular. Realmente, es un voto de excesiva confianza en una sociedad en la que la filosofía se infravalora a niveles inimaginables considerándose algo inservible que solo poseen personas pedantes. Puede ser que las personas hagan filosofía sin quererlo, pero, ¿es esto realmente filosofía? Consideramos que no, ya que no son ideas que alcanzas mediante la reflexión propia, sino mediante lo que se denomina el pensamiento de conjunto, personas que siguen fielmente el fenómeno de masas. La raíz de este problema se encuentra en la precariedad de nuestro sistema educativo y la única solución que encuentro para remediarlo es mejorar la calidad de este sistema orientado, simple y llanamente, al pensamiento matemático. El pensamiento propio debería ser infundido como el máximo valor de los estudiantes.

    Somos de la opinión de que la vida posee un valor inmenso, tenga o no fin, ya que esto es lo único que realmente tenemos. Bien es verdad que, debido a nuestra naturaleza ilusa, creemos que todo durará eternamente, así que solo lo valoramos al perderlo. Solo aquellos que se dan cuenta de lo efímeros que podemos llegar a ser, ven el valor completo de la vida. Esperamos poder aprender a dejar de desear lo que no tenemos y empezar a cuidar aquello que sí está ahí. Porque aún más importante que el tiempo que viviremos es lo que hacemos con él.

    Celia Rodríguez y Fran Sivianes, 1º A.

    ResponderEliminar
  2. IGNACIO CAPOTE Y MIGUEL TARÍN
    1. Cita algún ejemplo de prejuicio y elabora una breve reflexión en torno a él (causas, consecuencias, base, posibles formas de luchar por corregirlo...).
    2. Explica por qué a partir de la finitud de la vida pueden defenderse dos argumentos opuestos. 
    Nosotros pensamos que los prejuicios nos gusten más o menos es algo imposible de erradicar, ya que todos nosotros sin excepción tenemos prejuicios y es algo que no vamos a poder cambiar. Todos somos un poco filósofos pero no todos tenemos la capacidad de darnos cuenta de que nuestros problemas o cualquier cosa que nos pase puede estar relacionada con la filosofía por lo que pensamos que la filosofía no está presente en nuestro día a día. Cada uno tiene una forma de ver la filosofía y pero al fin y al cabo todos tenemos esa base filosófica. Cuándo somos pequeños todos partimos de esa base y cada uno la desarrolla de una manera distinta. Lo de los prejuicios pienso que no es algo malo siempre qué no nos delimiten cómo personas, siempre vamos a llevarnos una primera impresión de la cosas guiada por los ojos y nada más ya que no tenemos otra cosa para hacer esa primera impresión. Lo de la vida, los dos argumentos son igual de válidos ya que están relacionados con la manera de ver la vida. Personalmente tiene más sentido el argumento de que la vida tiene sentido porque tiene fin. Si fuéramos inmortales la vida no tendría sentido ya que nos cansaríamos de tanto hacer lo mismo, no aprovecharíamos los buenos momentos, dejaríamos todo para otro momento ya que hay tiempo. La felicidad de la vida es aprovechar cada ratito, la muerte nos sirve de excusas para hacer locuras que no nos atreveríamos hacer si no pudiéramos poner esa excusa.

    ResponderEliminar
  3. En la actualidad, convivimos en una sociedad que suponemos avanzanda en la mayoría de los ámbitos. Tanto en tecnologías, como en salud u otros aspectos. Sin embargo, continúan existiendo pensamientos sin ninguna base racional. Estos son los prejuicios, ideas u opiniones, generalmente negativas, en ocasiones aceptadas socialmente y de las cuales a veces no se cuestiona su veracidad.

    Hoy día, abundan los prejuicios sexistas. ''Todos los hombres son iguales, o todos son unos brutos”La idea de que el sexo masculino es más fuerte biologicamente en la mayoría de los casos, no conlleva ni justifica el uso del adjetivo ''brutalidad''. En el mundo laboral abundan las consecuencias de dicho prejuicio, los hombres son escogidos para los trabajos más exigentes fisicamente, mientras que la mayoría de mujeres también podrían realizarlo. Esta idea errónea viene dada porque en la antigüedad era el sexo masculino el que realizaba los trabajos fuera del hogar. Por suerte, existen personas que cada día luchan porque ambos sexos puedan ser considerados de forma igualitaria para realizar cualquier tipo de trabajo, eliminando tanto discriminación positiva como negativa.

    Este prejuicio como tantos otros tienen la misma forma de corrección. Demostrar que no existe base que lo demuestre, todos somos diferentes y el sexo no condiciona ninguna actitud ni capacidad.

    ¿Qué valor le damos la vida? ¿Es más valiosa por el hecho de que se termina en algún instante o por ese mismo motivo no lo es? En términos literales, es lo único que poseemos hasta el momento de su fin. Es algo inmaterial, sin embargo es más valioso que cualquier objeto. Al fin y al cabo, todo viene dado por tenerla. Somos felices, tenemos dinero, reímos, lloramos, amamos, por el simple hecho de que estamos vivos, pues, con la ausencia de vida, llega la desaparición de todo lo demás.

    IRENE ORDÓÑEZ Y CLARA VALIDIEZ. 1A

    ResponderEliminar

Publicar un comentario