El árbol de la ciencia

Como hemos visto, hay distintos tipos de saberes o ciencias, pero todas comparten el compromiso racional en la búsqueda de la verdad y la aspiración a unas reglas rigurosas de verificación.

Tres son los modos esenciales de razonamiento que emplea todo saber racional (incluida la ciencia): deducción, inducción y abducción.

Y estos son los tipos principales de ciencia:
  • Ciencias formales (principalmente deductivas, pero también inductivas). El criterio principal de verdad es en ellas la validez racional y la coherencia.
  • Ciencias naturales (principalmente inductivas e hipotético-deductivas, pero también abductivas). El criterio principal de verdad pasa en ellas por la observación y puesta a prueba de las consecuencias cuantificables de sus hipótesis.
  • Ciencias sociales (inductivas, hipotético-deductivas y abductivas). El criterio principal de verdad se relaciona más con la comprensión que con la explicación de los fenómenos.
También puede hablarse de ciencias duras y blandas, puras y aplicadas.

Las principales normas orientativas de la investigación científica son:
  • buscar la explicación más sencilla (navaja de Ockham), 
  • acordar lo aceptable con la comunidad científica y 
  • la coherencia con lo que ya se sabe, 
  • la comprobación pública replicable.

Comentarios

  1. Interesante, sólo que me quedo con una duda ¿cuál será el motivo por el cual la filosofía no figura en este árbol de la ciencia? dicho de otra manera ¿la filosofía no es ciencia? ¿por qué?
    Gracias y feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. La ciencia necesita precisión; es decir, un científico puede calcular mediante cálculos matemáticos y empíricos en qué momento exacto se producirá el próximo eclipse de sol. En cambio, el filísofo trabaja el campo abstracto de los valores y de cómo debería ser el mundo. Utiliza la argumentación racional cuyo valor y veracidad radica en la estructura y coherencia del argumento con respecto a la realidad. En definitiva, la filosofía carece de tanta precisión y se centra más en el apecto humano de la mente y el pensamiento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario