Historia de la ciencia

  • En el mundo antiguo, la ciencia era sinónimo de conocimiento de las causas de las cosas (Aristóteles). Y estas causas eran de cuatro tipos: material, formal, eficiente y final.
  • En el mundo moderno, la ciencia originada a partir del Renacimiento supuso un cambio de paradigma con respecto al a ciencia antigua: adopción del modelo heliocéntrico, abandono de la causalidad final y centro en la causa eficiente ("cómo" frente a "para qué"), importancia de la medida precisa (matematización) «mide lo que sea posible y haz medible lo que no lo sea» (Galileo).
  • En su momento de madurez, con Newton, la ciencia se apoya en los siguientes supuestos (filosóficos): objetividad de las magnitudes (independientes del observador), ausencia de hipótesis, mecanicismo, determinismo. Y extiende su modelo a todas las disciplinas posibles.
  • Pero, a finales del siglo XIX y comienzos del XX, la ciencia contemporánea contempla una nueva revolución. Descartada la existencia del éter e inexplicada la radiación del cuerpo negro desde los principios básicos de la física clásica, se inicia una gran transformación que conduce a la teoría de la relatividad y a la física cuántica, campos que permanecen hasta el presente sin unificar. Cambian los conceptos de verdad y objetividad, desde el momento en que debe tenerse en cuenta que el observador modifica lo observado. Se abandona el determinismo clásico, sustituido por el cálculo probabilístico. El tiempo se convierte en una dimensión física más. El modelo mecanicista deja de satisfacer. La ciencia se institucionaliza en grandes centros de investigación y universidades, muy necesitados de tecnología y financiación a gran escala.


¿Acaba esto con la neutralidad e independencia de la ciencia?

Comentarios

  1. ¿ACABA LA TEORÍA DE LA RELATIVIDAD Y LA FÍSICA CUÁNTICA CON LA CIENCIA?
    Popper decía que cientifismo es lo que no se puede falsar ¿pero y si dos teorías que se contradicen ninguna son falasables completamente?
    Física Cuántica: Estudia fenómenos desde el punto de vista de la totalidad de las posibilidades. Contempla aquello que no se ve y explica los fenómenos desde lo no visible.
    Teoría de la relatividad: Cualquier objeto proporciona un sistema de referencia igualmente válido, y el movimiento de cualquier objeto puede referirse a ese sistema. Así, es igual de correcto afirmar que el coche se desplaza respecto a la carretera como que la carretera se desplaza respecto al coche. Esto no es tan absurdo como parece, porque la carretera también se mueve debido al movimiento de la Tierra sobre su eje y a su rotación en torno al Sol.
    Comentar antes que nada que la física cuántica y la relativista son teorías que se contradicen. Existe actualmente un problema dentro del mundo de la física entre los partidarios de ambas teorías y los que buscan una unificación entre ambas, cosa que aún no se ha logrado. Para entender cómo surge esto, hay que saber que la física que trata de fuerzas y objetos a escala humana estaba ya bien descrita en la mecánica clásica pero se descubrió que no funcionaba para escalas mucho más pequeñas (átomos) o mucho más grandes (velocidades cercanas a la luz). Ambas teorías tienen cosas que chocan contra la intuición científica; en el caso de la cuántica se puede comprobar que el universo funciona con cierta dosis de azar por otro lado tenemos a la física relativista, que te limita el movimiento, según ellos no se puede ser más rápido que la luz, y el tiempo hace cosas raras.
    La ciencia ortodoxa tomó el control del conocimiento para dividirlo, en una feroz competencia, entre la religiosidad de la Iglesia y el materialismo de la ciencia. Así fue como toda la dinámica universal se consideró un inmenso mecanismo predecible y en el que el hombre no tenía incidencia. La Física Cuántica comienza a abrir un nuevo camino al conocimiento verdadero y el poder de co-creación que todos poseemos. El hombre dejó de ser un “astronauta” del destino para darse cuenta de que puede elegir y crear de forma consciente cómo quiere interrelacionarse con la realidad.
    Hay quien defiende que la investigación y la ciencia o deberían ser por naturaleza neutrales, ajenas a criterios éticos y a ideas filosóficas o culturales que puedan impedir su normal desarrollo. Lo cual sólo se daría la máxima neutralidad cuando no hubiese principios éticos ni ideas de otro tipo que se mezclasen en la tarea de los investigadores, lo cual es imposible puesto que el ser humano está sujeto al punto de vista subjetivo, donde otros ven una posibilidad (en una película, un poema o una imagen) yo puedo ver tres y otros cinco.
    Por lo que ¿acaba esto con la neutralidad e independencia de la ciencia? Evidentemente sí, pero esto me lleva a preguntarme ¿es la ciencia objetiva? La respuesta es que no lo será mientras el ser humano sea inherente a ella. Al fin y al cabo, la imaginación es más importante que el conocimiento puesto que conocimiento es limitado y la imaginación construye el mundo, la verdad nunca existirá, esto se ve en Banderas de Nuestros Padres y Cartas desde Iwojima (todo lo que digo aquí no está explicito) dos películas sobre una misma guerra las cuales tocan el tema con su propia existencia de la estupidez de buscar la objetividad pura. El ser humano no es una cámara y no debe aspirar a ello, puesto que la objetividad pura es muy triste. No pretendo desvalorizar la mínima verdad objetiva de los hechos, pero cuando estas en un mundo en el que literalmente cualquier consideración de lo bueno o lo malo se construye a partir de la acatación o destrucción de normas establecidas abstractamente no puedo evitar contradecir esos factores científicos y su verdadera relevancia.
    ÁLVARO PASTOR GARCÍA 1BACH C

    ResponderEliminar

Publicar un comentario