La reducción al absurdo de Piero Manzoni


El 12 de agosto de 1961, en ocasión de una exposición en la Galleria Pescetto de Albisola Marina, Piero Manzoni, un excéntrico artista que murió muy joven, presentó por primera vez en público esta "obra". El precio establecido por el artista para las 90 latitas (rigurosamente numeradas) correspondía al valor corriente del oro.

Y tú... ¿qué piensas?

Busca Información en la Wiki sobre esta obra, averigua su precio y contenido real...

Comentarios

  1. Esta obra tiene una gran polémica, es considerado una gran obra de arte por mucha personas,pero la inmensa mayoría lo considera como una obra absurda.
    ¿Qué pensaba el autor al crearla? posiblemente ser innovador y alcanzar la fama.
    En nuestra opinión el arte se encuentra en el diseño de la lata,ya que alguien tuvo que diseñarla. Lo que no consideramos arte es el interior de la lata. Parece una obra original pero no tiene tanto valor como para considerarse arte. Pero realmente, ¿qué es el arte? ¿Podríamos considerar todo arte?

    Nos hemos informado en wiki y hemos averiguado su valor ronda los 124 mil euros y existen 90. Pensamos que lo que realmente se vende es la firma del autor Piero Manzoni, la finalidad de la obra es una crítica hacia el arte.
    Si considerásemos que un excremento es arte, todos las personas en el mundo seríamos artistas.
    Elena Cantarero Lozano Alexandra García Rengifo 1A bach

    ResponderEliminar
  2. Sobre esta "obra" hemos buscado que el autor lo que intentaba era satirizar el mercado del arte haciendo referencia al derroche y consumismo ya que sobre su punto de vista pensaba que cualquier cosa con la firma de un artista se convertía en algo costoso , como el valor que alcanza hoy en día esta "mierda del artista" con el precio de cuatro cinco dígitos de euros. Esto es una auténtica crítica al arte idolatrado al igual que a la idolatración del artista, es decir, que vale más una simple firma que el verdadero contenido y valor que posee la obra. Estamos de acuerdo con esto ya que a día de hoy se vende cualquier cosa como arte con tal de tener una firma famosa, lo que esto conlleva a una infravaloración del arte, es decir, que hacemos que pierda cualquier valor que pueda tener en realidad, en este camino perdemos íntegramente el significado de arte.

    Nacho Capote y Patricia Vargas 1ºA

    ResponderEliminar
  3. Opino que este artista redujo el arte a una sola de sus características. Es decir, si el arte es un artefacto maravilloso, no dañino y original, cumplió solo esta última parte. Esta “obra” es solo original, no puede ser arte, puesto que además ni se trata de un artefacto ni se puede calificar como maravilloso o inimitable.
    Además, considero la originalidad la menos importante de sus características porque hay multitud de representaciones de las mismas escenas (por ejemplo, escenas religiosas) de tema nada original, pero por su belleza todas ellas son arte.
    Este hombre quiso llegar demasiado lejos, expandir los límites de lo artístico y encontrar arte donde no lo hay ni por definición ni por puro sentido común. En cierto modo, manchó el nombre del arte, quiso que sus defecaciones se consideraran de tanto valor como un cuadro de Velázquez de gran maestría y belleza o como los poemas de amor de Neruda.
    Sé que el subjetivismo que supone el arte invita a deliberar sobre qué lo es y qué no lo es, pero jamás se debería llegar a tal punto en la filosofía del “todo vale” como para que una lata llena de literalmente mierda de artista llegue a venderse a tan alto precio en un museo de prestigio.

    Celia Rodríguez Cabanillas, 1º bach A.

    ResponderEliminar
  4. Tras buscar información sobre éste elemento, puedo comentar sobre esta lata, que como bien sabéis de Piero Manzoni, fue facturada en 1961 de las cuales se hicieron 90 latas a las que le llamó "Mierda de artista" que solo contiene yeso, no heces como bien su nombre aparenta.Este nombre viene de que al acabar la exposición y tras intentar vender sin éxito a un coleccionista, Manzoni exclamó: "Estos imbéciles de burgueses milaneses sólo quieren mierda". Meses más tarde, Manzoni les llamó a su estudio y les mostró su última obra: una lata de conservas con un contenido neto de 30 gramos de sus heces y a la que puso la famosa etiqueta.En total, Manzoni preparó noventa latas de este tipo, que luego fueron a parar a museos, como la galería Tate Modern de Londres, y por los que se han llegado a pagar 124.000 de euros. De siempre se ha tenido por seguro que en el interior de las latas se encontraban los excrementos del artista e, incluso, hubo la denuncia de un coleccionista a un museo por habérsela devuelto en mal estado, lo que habría provocado la exhalación de mal olor de la conserva.

    ResponderEliminar

  5. La “obra de arte” de Piero Manzoni, merda d´ artista, siendo lo que parece. 90 latas de 30 gramos rellenas con heces del artista. Es obra del italiano Piero Manzoni y, aunque parezca sorprendente, en 2007 vendió una lata por 124.000 euros a Sotheby's, una multinacional británica. A nuestro parecer, considerando que el arte es subjetivo, esto se podría considerar obra de arte por su originalidad y por su creatividad pues nunca ha sido visto. Pero consideramos que es un poco nauseabundo , pues creemos que nadie es capaz de tener como obra de arte las heces de otra persona. Pero se ha podido comprobar como anteriormente hemos dicho que este tipo de obras son compradas por personas a las que no le importa el precio, pues es un “fenómeno” que es considerado una obra de arte sensacional por pertenecer a alguien famoso.

    En la sociedad de consumo todo puede pasar por arte incluso ser vendido a un precio excelente y a veces desorbitado hasta alcanzar récord. Incluso la caca puede ser vendida a precio de oro. Manzoni obtuvo fama internacional precisamente con su obra «Mierda de artista». Con su provocación tuvo la visión de lo que supondría el consumismo en el mercado del arte. El artista realizó la obras más extrañas y con los materiales más disparatados: Llegó a firmar su zapato derecho y lo declaró obra de arte. Su «obra cumbre» llegó al firmar noventa latas de metal, de 5 cm de alto y un diámetro de 6,5 cm, pesando cada una 30 gramos, con la etiqueta «Mierda de artista. Conservada al natural en mayo 1961», en cuatro idiomas: Italiano, alemán, francés e inglés. Vendió cada lata al precio equivalente a la cotización que tenía el oro en el día.

    No se ha sabido si las cajas contenían realmente lo declarado (verosímilmente, no), pero obviamente no es esto lo que mas cuenta. Importa las consecuencias de la provocación: Incluso la mierda puede ser vendida a peso de oro. Aunque, en verdad, la realidad ha superado incluso sus previsiones: Lo demuestra el precio adquirido por una de sus «preciosas» latas: El ejemplar número 69, de las noventa que firmó, se vendió en la subasta de Milan por 275.000 euros, un precio récord en las «cacas manzonianas».

    A modo de conclusión las diferentes opiniones que pertenecen a las personas pueden determinar la completa perfección del mundo, valorando por una parte las obras que tienen verdadera armonía y belleza y aquellas que pueden llegar a ser un poco repugnantes, como esta, pero que aun así son compradas por las personas porque por su “originalidad y creatividad” llaman la atención de un público de lo más exquisito.

    Andrea García Jaramillo 1º Bachillerato C e Ignacio Repullo Correderas.

    ResponderEliminar
  6. Yo no lo consideraría como una obra de arte sino más bien como un detonante de una polémica que todavía aún trae mucha controversia y es: hasta qué punto podemos considerar algo arte. Opino que esta era la verdadera intención del autor, una crítica al mercado del arte tal y como se explica en Internet.
    La crítica consistiría en dar a entender que lo que en verdad se valoraba era ser el primero en traer una innovación por absurda que esta resultara. Por tanto, la importancia recaería sobre la firma del autor, que sería la señal de que a esa persona se le ocurrió primero, instaurando así una “carrera por innovar”.
    ¿Pero podemos decir que el autor consiguió su objetivo? No creo que lo hiciera porque de hecho esta “obra” pasó a valer bastante dinero posteriormente. Aunque este hecho hace todavía más fuerte y sólida su crítica a la “innovación”, por lo que quizás algún día sí llegue a cumplir su objetivo.
    Su contenido sigue siendo un misterio porque se dice que realmente contiene yeso lo que no correspondería a su nombre.

    ResponderEliminar
  7. La obra de Piero Manzoni se llama Merda d'artista (Mierda de artista en español), y se expuso por primera vez el 12 de agosto de 1961 en la Galleria Pescetto, de Albissola Marina. Consta de unas 90 latas, cada una pesa 30g y está rellena de heces del artista, aunque otros afirman que es yeso; que se pusieron a la venta al mismo valor que entonces tenían treinta gramos de oro, que hoy podrían ser bastante caros. Se supone que debía se una sátira sobre el mercado del arte y la forma de derrochar dinero de la gente, ya que según él, cualquier cosa firmada por un 'artista' puede ser considerada una obra de arte . Y hay artistas que tienen un gran talento llegando a igualar a otros artistas pero como no son reconocidos no se les valora lo debido.

    Rocío Quiñones y Selena Romero 1bach C

    ResponderEliminar
  8. David Jesús Árbol Guerrero 1ºA Bachillerato Nº2

    El arte es un concepto abstracto muy difícil de definir, pero dentro de la dificultad podemos destacar unas cualidades íntegras en cualquier obra muy básicas: debe ser algo creado por el hombre y debe destacar sobre lo cotidiano. No puede ser imitable y por lo tanto el autor debe demostrar una destreza extraordinaria. La función del arte, además, es sugerir una emoción, pero cabe destacar que todo lo que transmite emociones no es arte y este es el verdadero problema que en la actualidad causa confusión al distinguir entre lo artístico y lo que no lo es.

    El arte nunca ha sido un concepto que haya generado controversia hasta nuestros tiempos. Siempre ha existido un modelo de arte más o menos consolidado por convención cultural que ha evolucionado con el tiempo. El actual es la tendencia posromántica y relativista que se basa en el “todo puede ser arte”. Según esta, el arte es una visión subjetiva que depende de cada individuo y no se tiene en cuenta la realidad de que por el hecho de ser personas tenemos puntos de vista comunes.

    El arte establece una relación entre lo físico, un medio de transmisión como el sonido, la pintura, la escultura; y lo inmaterial; la intención del autor. No podemos reducir toda la belleza estética a lo bonito porque existe belleza en múltiples aspectos del mundo como en la vejez que tradicionalmente se desprecia en relación con la juventud. Aquí entra el verdadero problema, que lo original y creativo (calificativos muy unidos al arte) en ocasiones llevan a la reducción al absurdo y por ello los artistas se olvidan de la esencia del arte: una disciplina que requiere gran habilidad.

    No soy quién para juzgar una obra de arte sin tener conocimientos ni estudios suficientes sobre este ámbito, pero estas representaciones se dirigen a un público y como público debemos argumentar su validez sin caer en inútiles criterios de autoridad, sino formando una opinión propia. Estoy de acuerdo con un arte libre pues para que este llegue a la máxima calidad estética la obra debe imbuirse de las emociones del autor, pero siempre debe tener en cuenta su finalidad. No se debe caer en que la función del arte sea el de una bolsa de valores para las altas esferas de la sociedad, pues es una aportación hacia la humanidad para un público que debe disfrutar de la obra, una obra única e inigualable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario