El ser y la existencia: preguntas filosóficas


Estamos en medio del mundo, sin haber pedido venir a él. Nos vemos obligados a relacionarnos con las cosas y las personas y a decidir cómo queremos vivir. Para eso necesitamos orientación. Nacemos ya con un código biológico y un marco social y familiar que nos proveen de indicaciones, pero, de nuestra vida, no hay mayor responsable que nosotros. Por eso las preguntas filosóficas, para orientarnos a nosotros mismos en el mundo.

¿Qué hace que una pregunta sea filosófica?

- Son radicales, cuestionan las cosas en su raíz.
- Cuestionan lo evidente (la opinión dominante).
- Buscan razones, se responden razonando.
- Se basan en procesos de diálogo, que nos ayudan a pensar mejor.
- Son preguntas universales y abiertas, eternas, están presentes en todas las culturas, desde tiempo inmemorial, no tienen una respuesta definitiva porque no hay límite al cuestionamiento.
- Surgen de la necesidad que tenemos los humanos de dar sentido a nuestra experiencia.

¿Cuál fue la primera pregunta filosófica que te planteaste y por qué?

Comentarios

  1. ¿POR QUÉ EXISTIMOS? y ¿POR QUÉ MORIMOS?
    Es una de las preguntas que más me he planteado, y supongo que todo el mundo se
    la habrá planteado alguna vez.
    En el caso de ser religioso, todo esto sería mucho más sencillo, ya que existiríamos
    por obra de Dios y moriríamos para alcanzar el descanso eterno. Pero para aquellos
    que no sean creyentes, aquellos que quieran encontrar el motivo de su existencia
    mediante la ciencia, ¿Qué explicación se le da? El mundo apareció tras la explosión
    del Big Ben, se crearon a partir de ahí las primeras células y más tarde surgimos
    nosotros. Todo esto se puede llegar a entender pero, ¿cuál es el motivo de que nosotros
    podamos estar en el planeta tierra gozando de las cosas que nos rodean?
    ¿De que todo lo que se nos da termine para siempre?
    Somos los únicos seres que nos planteamos nuestra existencia, ya que tenemos la capacidad
    de pensar. Existimos para dar sentido a todo lo que nos resulte curioso y morimos
    para aprovechar nuestra existencia.
    Elegí la primera cuestión porque a día de hoy, parece incomprensible como puedo estar
    rodeada de personas como yo, de instrumentos como pueden ser un piano, un ordenador
    o de algo tan simple como es respirar. Es algo que tomamos cien por cien como realidad
    pero a veces se nos escapa de ella. La segunda cuestión también la tomé porque es
    un poco más cercana, es comprensible e incomprensible ya que si no muriésemos el planeta
    sufriría de superpoblación y no habrían sufucientes alimentos para todos, es imcompresible
    por el simple hecho de que un cuerpo deje de realizar sus funciones vitales y deje de interactuar
    como hacía anterior a la muerte.
    ALEXANDRA GARCÍA RENGIFO 1ºA BACH

    ResponderEliminar
  2. La primera pregunta filosófica que me hice fue: ¿quién soy? o mejor dicho, ¿en quién quiero convertirme?.

    Todos alguna vez en la vida nos hacemos esta pregunta para tomar una de las decisiones que marcarán nuestra vida, la elección de una salida profesional, elegir aquello que seremos durante el resto de nuestra vida y que nos definirá como personas adultas. Fue hace ya un tiempo cuando me plantee esta cuestión, y llegué a la conclusión de que quería dedicarme a salvar vidas y a ayudar a los demás, ya que me di cuenta mediante experiencias propias y el razonamiento sobre ellas, que ayudar a los demás era lo que me hacía feliz.
    Volviendo a la pregunta en sí, es, por definición, una pregunta filosófica ya que va a la raíz de nuestra personalidad además de ser una pregunta universal, que todo el mundo alguna vez se pregunta y razona sobre ella para descubrir lo que lo hace feliz, y también nace de una necesidad por encontrarnos a nosotros mismos.

    Fue la primera pregunta filosófica consciente sobre la que reflexioné ya que yo necesitaba luchar por algo, necesitaba tener planeado lo que haría en un futuro, ya que, como humanos, necesitamos tener un orden y un control propio sobre nuestra vida para no vagar perdidos por el mundo sin un objetivo concreto, por ello la necesidad de buscar algo en lo que convertirnos.

    Como responsables de nuestra vida y de nuestros actos que somos, todos alguna vez nos haremos esta pregunta para escoger la dirección a seguir, para tener un objetivo en el que apoyarnos cuando no sepamos por qué seguimos andando esta senda que es la vida, a la que debemos sacar el máximo partido encontrando lo que nos hace feliz mediante la pregunta que yo me hice y otras muchas, que forman el completo de quienes somos y hacia donde nos dirigimos.

    Afortunadamente, yo encontré la respuesta que estaba buscando y, gracias a eso, ahora soy capaz de cuestionarme otras muchas cosas por lo que la primera pregunta filosófica que nos hacemos es solo el comienzo de nuestro intento por encontrar nuestro lugar en el mundo y darle explicación a por qué estamos aquí.

    Fran Sivianes Ramírez 1 Bach A

    ResponderEliminar
  3. La primera pregunta filosófica que me hice fue: ¿quién soy? o mejor dicho, ¿en quién quiero convertirme?.

    Todos alguna vez en la vida nos hacemos esta pregunta para tomar una de las decisiones que marcarán nuestra vida, la elección de una salida profesional, elegir aquello que seremos durante el resto de nuestra vida y que nos definirá como personas adultas. Fue hace ya un tiempo cuando me plantee esta cuestión, y llegué a la conclusión de que quería dedicarme a salvar vidas y a ayudar a los demás, ya que me di cuenta mediante experiencias propias y el razonamiento sobre ellas, que ayudar a los demás era lo que me hacía feliz.
    Volviendo a la pregunta en sí, es, por definición, una pregunta filosófica ya que va a la raíz de nuestra personalidad además de ser una pregunta universal, que todo el mundo alguna vez se pregunta y razona sobre ella para descubrir lo que lo hace feliz, y también nace de una necesidad por encontrarnos a nosotros mismos.

    Fue la primera pregunta filosófica consciente sobre la que reflexioné ya que yo necesitaba luchar por algo, necesitaba tener planeado lo que haría en un futuro, ya que, como humanos, necesitamos tener un orden y un control propio sobre nuestra vida para no vagar perdidos por el mundo sin un objetivo concreto, por ello la necesidad de buscar algo en lo que convertirnos.

    Como responsables de nuestra vida y de nuestros actos que somos, todos alguna vez nos haremos esta pregunta para escoger la dirección a seguir, para tener un objetivo en el que apoyarnos cuando no sepamos por qué seguimos andando esta senda que es la vida, a la que debemos sacar el máximo partido encontrando lo que nos hace feliz mediante la pregunta que yo me hice y otras muchas, que forman el completo de quienes somos y hacia donde nos dirigimos.

    Afortunadamente, yo encontré la respuesta que estaba buscando y, gracias a eso, ahora soy capaz de cuestionarme otras muchas cosas por lo que la primera pregunta filosófica que nos hacemos es solo el comienzo de nuestro intento por encontrar nuestro lugar en el mundo y darle explicación a por qué estamos aquí.

    Fran Sivianes Ramírez 1 Bach A

    ResponderEliminar
  4. Desde que nacemos buscamos los por qué. Por qué el cielo es azul, por qué hay nubes o por qué las cosas no flotan. Estas preguntas nacen de la evidencia exterior, de cuestionarnos lo que nuestros sentidos nos aportan. Cuando crecemos, las cuestiones comienzan a referir al interior.
    Mis primeras dos preguntas filosóficas fueron ‘’¿a dónde voy?’’ y ‘’¿ y qué quiero ser?’’. La primera pregunta es una señal inconfundible del comienzo de la madurez. El futuro parece cada vez más cercano y la necesidad humana de la seguridad nos conduce a buscar un camino determinado. Necesitamos comenzar a trabajar en algo concreto, para proponernos objetivos determinados y perseguir una meta. Todo lo contrario a esa sensación de desorientación, que nos produce confusión y que a veces nos lleva a escoger lo incorrecto.
    Por tanto, mi primera pregunta nació de mi necesidad por saber que persigo y no dar ‘’palos de ciego’’. No obstante, también parte de la búsqueda de un sustento para la rutina, un por qué de repetir la misma tarea, porque sin este, sería una monotonía absurda.
    La segunda pregunta también se relaciona con el futuro. La llegada del bachillerato supone un sinfín de dudas sobre lo que queremos lograr. El sistema propone una serie de puertas, y es el futuro al que aspiras lo que hace que escojas una u otra. No obstante, no es una pregunta únicamente profesional, sino que parte de su base se encuentra en el desarrollo personal. Qué quiero cambiar y cómo, ya sean comportamientos, rutinas o ideas.
    Para finalizar quiero recalcar que no son preguntas con respuesta exacta, y a veces lo que tomamos por respuesta no llega de inmediato o es incorrecto. Las preguntas filosóficas son como las palabras congeladas de aquella ciudad, y deben ser descongeladas de vez en cuando y planteadas de nuevo, porque la vida es un continuo cambio, y esto también incluye las respuestas que nos guían.
    CLARA VALIDIEZ VÁZQUEZ, 1A

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué es lo que pasa después de la muerte?

    Creo que todos nos hemos hecho esta pregunta alguna vez, o si hemos tenido vidas pasadas, ya que nuestra mente solo funciona si estamos vivos, y no podemos experimentar situaciones similares a la muerte, incuso si la comparan con un sueño. Es algo que se tiene que experimentar en el propio cuerpo para sentirlo, aunque solo es la primera y última vez.

    ¿Las leyes nos hacen ser libres a todos por igual o nos reprimen?

    Esta es otra gran pregunta, ya que las leyes nos hacen actuar debidamente para "vivir y dejar vivir", pero a la misma vez nos reprimen de algunas libertades. Creo que se crearon por el dicho de "Mi libertad acaba cuando empieza la de los demás", de Jean-Paul Sartre.

    Rocío Quiñones y Selena Romero 1C

    ResponderEliminar
  6. Mi primera pregunta filosófica fue: ¿Qué ocurre cuando morimos?

    Tras haber vivido toca morir, pero, ¿cuál es el sentido de esta? ¿Es simplemente un proceso por el que somos desechados para dar oportunidad a otra persona o hay un tipo de recompensa por nuestro comportamiento en la anterior vida, como suscitan varias religiones? No lo sabemos, y no lo podemos saber.

    La razón por la que me plantee esta pregunta una vez no la recuerdo exactamente, pero creo que tuvo que ver con pensar a dónde se habían ido todas las personas anteriores a mí.

    Siempre me gustaba buscar el por qué de las cosas y para qué servían, hasta que me choque con esta cuestión. Era una pregunta que no me daba pánico o miedo pensar, sino únicamente curiosidad, esto se debe a que por mucho que lo pensase no podía encontrar la respuesta y cuando me rendí e intente buscar a alguien que me la contestara nadie me la pudo responder, porque claro, nadie puede volver de la muerte para decir lo que se experimenta. En ese momento me di cuenta de que nuestro conocimiento era limitado y que no todo se puede saber, al igual que tuve mi primer contacto con las preguntas filosóficas.

    Me parece que las preguntas filosóficas tienen una función vital en la humanidad. Son las responsables de que intentemos evolucionar día tras día, con el objetivo de hallar el sentido de la vida.

    DANIEL PÉREZ NOGUES 1ª BACH A

    ResponderEliminar
  7. La primera pregunta filosófica que me hice fue: ¿Dónde vamos?
    Hace tiempo vi con mi familia una película llamada “El mundo de Sofía”. En esta película se tratan muchas preguntas filosóficas, entre ellas, la primera que yo me hice.
    Creo que me planteé esta pregunta por simple curiosidad, porque quería saber dónde vamos las personas tras morir. Esta cuestión es un clásico que se repite a lo largo de la historia y que se ha intentado responder de muchas formas, sobre todo con distintas religiones. Nuestra necesidad de conocer lo posterior a la muerte es algo presente desde tiempos inmemorables, algo que a todos nos llama la atención ya que todos queremos saber qué pasará cuando dejemos de vivir.
    Una de las razones por las que me hice esta pregunta es el miedo a lo que pueda pasar después de la vida, el miedo a lo desconocido es algo que la mayoría desarrolla ya que la especie es así.
    Esta pregunta junto con todas las demás preguntas filosóficas únicamente incita a reflexionar ya que no tiene ninguna respuesta correcta o definitiva sino que siempre será una incógnita que nos llevará a la duda, y de esta duda surgirán nuevas ideas y corrientes que harán evolucionar a la sociedad. De aquí la importancia de todas estas cuestiones.
    ALEJANDRO CASTILLA DE DIOS. 1º BACHILLERATO A.

    ResponderEliminar
  8. Preguntas filosóficas.

    Las preguntas filosóficas permiten a cierta edad, poder darnos una respuesta de las preguntas que nos hacemos. No me refiero a aquellas que cuando teníamos 4 años preguntábamos el ¿Por qué? a todo.

    A partir de cierta edad, alrededor de 9 años empecé a ser una persona muy madura y trabajadora, por lo que seria muy fácil para mi contestar a la pregunta de ¿Qué quiero ser?. Actualmente soy un chico estudiando 1º de Bachillerato, el día de mañana quiero ser veterinario, casarme, formar una familia, y ser feliz. Mi verdadera pregunta que me hice con 11 años fue ¿Dios existe?...

    Para esto, contaré desde mi experiencia propia, un 27 de Diciembre con 11 años y creía en Dios porque me lo decían sin fe. Pasó un acontecimiento con mi madre, lo que me di cuenta de que si existía Dios, y a partir de ese momento hasta este dia mantengo una relación con él.

    A cada uno de nosotros nuestra mente proporciona ideas acerca de aquello que tiene curiosidad porque no es mas que, las preguntas filosóficas responden a aquella necesidades que tenemos nosotros.

    Para terminar me gustaría recalcar de que a no todos se nos da una respuesta a las preguntas que nos hacemos, es cierto, pero que nosotros los seres humanos haremos todo lo posible para contestarnos a esa pregunta.


    PABLO SANCHEZ FARGALLO 1ºA BACHILLERATO.

    ResponderEliminar
  9. Mi primera pregunta filosófica ha sido 'por qué' luego 'cómo' y por último 'para qué'
    Por qué así y no de otra manera?
    Cómo ha venido a ser lo que 'es'?
    Para qué es necesario?
    Por qué dios?
    Para qué es necesario?
    Cómo es su existencia, su modos de ser?
    Por qué 'estoy aquí y ahora' y antes de mi nacimiento no estaba'
    Cómo es 'no ser'... no estar en el aquí y ahora?
    Para qué el 'por qué' el 'cómo' y el 'para qué'
    Y bien, luego de 30 años como filósofo circunstancial me aplico la setencia latina 'factus eram ipse magna quaestio'
    Sí se hacen las preguntas correctas, generalmente, se tiene respustas o avances considerables con respecto a la cuestión... pero, sin una base filosófica, sin cribar los conceptos y conceptualizar, sin esa obseción insaciable de refutar y plantar la duda, la crítica... entonces, aún nos contentamos con las sombras ilusorias de nuestro laberinto cavernario.
    Considerando que la filosofía va más allá que una escuela filosófica, que memorizar fechas y nombres; más bien eras, épocas, grupos humanos, condiciones, circunstancias, etc. es una actividad viva e inacabada, evoluciona partiendo desde el último tramo alcanzado por filósofos contemporáneos y pasados.
    Lo emocionante es atreverse a pensar más allá de nuestros propios límites, condicionamientos e instrucción.
    Y por último, no soy dado a citas pero me despido con Wittgenstein 'el límite de mi lenguaje es el límite de mi mundo'
    Ánimo, no se vive de la filosofía pero por ella se vive consciente en cada una de las vidas que disponemos en una sola.

    Saludos,
    Otxi Vargas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario