Los principios de la realidad


Descartes admite dos: mente y materia, pensamiento y extensión. Nuestro cuerpo y el cuerpo de las cosas parecen realidades evidentes, a través de los sentidos. Pero, si lo pensamos bien, podríamos engañarnos respecto de estas evidencias, podríamos, por ejemplo, soñar con que estamos en un lugar determinado, con tener una presencia física en la clase, cuando en realidad estamos en la cama dormidos por no haber atendido al sonido del despertador y habernos levantado para ir al instituto.

¿Cómo sabemos que nuestra vida no es un sueño?

Hay, no obstante, algo que no podemos dudar: que en la propia duda se manifiesta nuestra existencia, que si dudamos, pensamos, y, si pensamos, existimos. Por tanto, para Descartes, el yo que piensa y duda es esencialmente una sustancia pensante. Añade Descartes que Dios no permitiría que nos engañásemos sobre el resto de nuestras evidencia (pues es un ser bueno y veraz). Y cree que su existencia puede ser demostrada como un teorema matemático.

¿Estás de acuerdo? ¿Crees que es es así?

Comentarios

  1. COMENTARIO REALIZADO POR: CLAUDIA GOMEZ Y LUCIA MARCELO
    ¿Cómo sabemos que nuestra vida no es un sueño?
    El cerebro sólo recibe señales, imágenes, sonidos, sabores, olores, texturas, que interpreta y combina, pero no existe conexión entre esa información y nuestra percepción subjetiva.
    El mundo que percibimos podría ser un sueño, porque cuando soñamos tenemos experiencias similares a las de cuando estamos despiertos, se puede sentir, escuchar, tocar con tanta intensidad como cuando estamos despiertos, sin embargo, cuando despertamos nos damos cuenta que estábamos soñando, que todo lo que sentimos en nuestro sueño fue un producto de la mente y hemos aprendido a creer que los sueños no son reales pero que lo que experimentamos durante el insomio sí lo es. No podemos averiguar si es totalmente lo contrario
    Descartes , como se dice en el post,fue el primero que reconoció que de lo único que podemos estar seguros es de que estamos pensando y que del resto solamente nos queda dudar. De lo unico que no podemos dudar es de la mente. Saber que nuestra vida no es sueño es un misterio aún.

    La idea de la existencia de una realidad única fue aceptada desde hace siglos por muchas religiones y tradiciones,fue llamada Dios por el monoteísmo, Brahma en la India y Tao en China
    Para volver a creer en esta realidad única es necesario aceptar que el mundo está en nosotros basándonos en la naturaleza del cerebro, que es el que crea el mundo a cada momento.


    ¿Estás de acuerdo? ¿Crees que es es así?

    Estamos de acuerdo con que la duda demuestra nuestra existencia, porque el hecho de dudar significa que estamos pensando y racionalizando, cosa que no podemos hacer en un sueño ya que nos dejamos llevar por nuestro subconsciente y aparecen imagenes que pueden escaparse de nuestra racionalidad, por ejemplo en cierto sueños podemos aparecer volando. Por ello apoyo la teoria de Descartes en la que podemos sacar como conclusión que nuestra existencia se puede demostrar a través de nuestro pensamiento y nuestra duda.

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo sabemos que nuestra vida no es un sueño?

    Ya en los comienzos de la filosofía los presocráticos se plantearon cómo distinguir el conocimiento verdadero del aparente. Poco tiempo después fue Platón quien puso en tela de juicio nuestro conocimiento de la realidad. En el famosísimo mito de la caverna expone metafóricamente cómo la realidad no es tal y como se nos aparece.
    No obstante ,a lo largo del tiempo, hasta el punto de que su influencia ha sobrepasado las fronteras de la filosofía para inundar las de la literatura:grandes genios como Calderón, Shakespeare, Quevedo o Cervantes han abordado esta cuestión con agudo ingenio en sus obras literarias.
    Pero ¿Cómo distinguir la apariencia de la realidad en estos casos?
    Cuando uno sueña no sabe muy bien cómo ha llegado al escenario
    En los sueños el tiempo no tiene lógica
    La realidad en general es evidente de suyo y por eso no se puede demostrar.
    No obstante, existen otras teorías que relacionan el mundo con un holograma que nos refleja, es decir, un universo holográfico una idea que se sugirió por primera vez en los años noventa, es aquel en el que toda la información que compone nuestra 'realidad' tridimensional (más tiempo) está contenida en una superficie 2-D en sus fronteras.

    ¿Estás de acuerdo? ¿Crees que es es así?
    Aunque sea cierto que en los sueños uno no puede recordar cómo comienza a
    desarrollarse el escenario en el que se desenvuelve, también pudiera ser que uno
    tuviera lagunas de memoria.
    Aunque sea cierto que en los sueños uno tiene saltos temporales, también lo es que en la vida real a veces tenemos la sensación de que el tiempo pasa volando o muy lentamente.
    O no podemos saber si estamos soñando o sufriendo una alucinación. Y la razón es que gran parte de nuestra experiencia psicológica se reduce a impulsos eléctricos en nuestro cerebro. Por eso los pellizcos,u otras experiencias
    físicas,podrían ser impulsos eléctricos producidos directamente por nuestro cerebro.

    A nuestro parecer, la vida como hemos dado ella observamos a través de perspectivas como dijo Ortega o la observamos a través de ventanas. Solo nos queda seguir investigando, pero sea una falsa o sea verdadero es nuestra realidad y tenemos que vivirla
    por encima de todo.

    ANDREA GARCÍA JARAMILLO E IGNACIO REPULLO CORREDERAS 1ºBACH C

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo sabemos que nuestra vida no es un sueño?
    Esta es una pregunta que en principio te hace dudar pero, pienso que podemos saber si lo que estamos viviendo se trata de nuestra vida o un sueño. A mi parecer, todo lo que se vive en el mundo de los sueños, pese a que pueda llegar a tener un gran parecido con nuestra propia vida cotidiana, siempre tendrá ciertos aspectos que se escaparán de la misma.
    Esto es así ya que cuando soñamos podemos recrear situaciones que se llegan a retirar de la racionalidad por la que normalmente guiamos nuestra vida y de ciertos patrones que se repiten en el día a día. En los sueños normalmente no se piensa en las repercusiones que pueden llegar las acciones que hagamos, nos guiamos por impulsos lo que desemboca en una creación de una "realidad" tan extraordinaria que difícilmente se podrá dar en nuestra vida cotidiana.
    Simplemente podemos saber si nos encontramos ante un sueño o una realidad por el hecho de la existencia de pensamiento, en la vida se piensa y razona casi continuamente y en los sueños es algo que es casi imposible de encontrar.

    ¿Estás de acuerdo? ¿Crees que es así?
    Estoy de acuerdo con Descartes en cierto modo. Estoy de acuerdo con él en su teoría de que siempre se puede saber si existimos por la existencia del pensamiento. Pero ya no comparto su creencia de que la existencia sola y exclusivamente se pueda explicar simplemente con un problema matemático.
    Creo que hay muchas otras cosas que pueden llegar a explicar la existencia de cada uno de nosotros y que sencillamente no tienen nada que ver con un supuesto problema matemático que guiase nuestra vida, como son los deseos, ambiciones de cada uno de nosotros o incluso el amor.
    Pongo un ejemplo práctico: podría haber una persona que lo hubiese perdido todo y que se estuviese planteando el suicidio, pero no lo hace porque aún hay una persona a la que le tiene mucho aprecio que aún no le ha fallado, en este caso, lo que explica la existencia de esta supuesta persona es sencillamente la otra y no un problema de matemáticas.

    Alberto Monge Guirado

    ResponderEliminar
  4. La existencia de Dios jamás será objeto de estudio de la cualquier tipo de ciencia, pues se trata de un tema pseudocientífico, un asunto no falsable y meramente defendible por argumentos que parten de la propia suposición de su existencia, es decir, nadie la defiende con argumentos como con los que defendería el origen del universo por el Big Bang, nada de observación minuciosa, nada de datos objetivos, nada de fórmulas matemáticas. Sin embargo, los argumentos a su favor provienen de supuestas experiencias personales basadas en la fe, en la suposición de la existencia. Contra eso, nada que la ciencia pueda hacer, porque esta se encarga de temas falsables y rigurosos.

    A cada argumento científico en contra de su existencia existen mil respuestas ambiguas capaces de rebatirla por su naturaleza casi mágica, mística, espiritual. Cosas como "me hace feliz la idea de su existencia" o "él ya existía antes de todas las cosas" o "es un ser bueno y todo esto entra en su plan para el mundo" no pueden ser rebatidas con ciencia. Es como los horóscopos, todo es tan insustancial y tan poco claro que siempre encuentra el que lo defiende una manera de que encaje con los hechos ocurridos en la realidad. Por eso creo firmemente que hasta que el propio Dios no baje y se manifieste, no podremos saber realmente si existe. Mientras tanto, como parece poco probable que lo haga, quedaremos con la duda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario