Cosas y propiedades


¿Cómo se distinguen las cosas? Las cosas se distinguen unas de otras por medio de las propiedades que tienen, este es nuestro principio general de clasificación. En efecto, el fundamento de toda clasificación es la distinción entre las cosas y sus propiedades.

¿Pero cómo difieren las cosas individuales de sus propiedades? Platón dijo que las cosas individuales cambian, mientras que sus propiedades no cambian. Una manzana cambia de color, de verde a roja. ¿Pero cambia en sí mismo el color? Un cambio de color en la manzana no es un cambio en el color mismo. Las propiedades no cambian, mientras que las cosas individuales cambian. La razón es esto es que las propiedades son abstractas. En un momento del tiempo la manzana es verde, en otro roja. El cambio presupone que una cosa dura en el tiempo, que existe en el tiempo. Sólo las cosas que existen en el tiempo pueden cambiar. Todas las cosas individuales existen en el tiempo, son temporales. Las propiedades abstractas tienen que ser atemporales.

Según Platón hay dos ámbitos: el ámbito de las cosas temporales, de las cosas que existen en el tiempo, y el ámbito de las cosas atemporales, que no existen en el tiempo.

Pero, ¿están en el espacio? La manzana existe en el espacio (en el árbol, en la nevera, en la mesa). Tiene ciertas propiedades espaciales (tamaño, figura). Pero hay cosas individuales que no son espaciales. Por ejemplo, un pensamiento. Aunque los pensamientos sí están localizados en el tiempo.

¿Están en mi cabeza? Propiamente, lo que está allí no es mi pensamiento, sino mi cerebro.

Todas las cosas atemporales son no espaciales. Por ejemplo un color, que no tiene figura o tamaño. Una cosa abstracta no es ni temporal ni espacial. Una cosa concreta es temporal y espacial.


Ahora bien, ¿hay cosas abstractas? Esta es la cuestión más importante de la ontología. Porque, ¿existen realmente estas propiedades generales o son meras nociones? El conceptualismo piensa que los universales son nociones mentales. Pero ¿si no hubiera propiedades reales habría nociones de tales propiedades en nuestra mente? ¿Cómo? ¿Es que existen separadas de las cosas? Si las cosas tienen propiedades, las propiedades no pueden existir separadas.

Por ejemplo, ¿qué comparten dos seres humanos? La humanidad. ¿Son entonces idénticos? ¿Los iguala la especie y se diferencian en la materia? ¿Pero no comparten la misma materia? Si la materia no los distingue ha de ser la esencia. Son esencialmente seres humanos pero tienen esencias diferentes. Pero entonces la esencia única “humanidad” se rompe en miles de millones de esencias individuales. No es un problema pequeño explicar todas estas cosas.

Para el realista hay algo común entre los seres humanos, algo que los distingue de todas las otras cosas representado por la palabra común “humano”. Pero ¿qué es? Si no es algo real, entonces todas nuestras clasificaciones son arbitrarias, meros nombres. Es lo que opinan los nominalistas. En cierto sentido es así: podemos dividir todas las cosas del mundo entre las que tienen pelo y las que no. Pero incluso en este caso la clasificación se basa en ciertos rasgos comunes de las cosas. ¿No es cierto? ¿O es que las cosas son blancas porque las llamamos blancas? Para el realista, las cosas tendrían las propiedades que tienen si no hubiera mentes ni conceptos.

Piensa: ¿Qué comparten los humanos? ¿el concepto de humanidad o la propiedad de ser humanos?

Comentarios

  1. A diferencia del concepto biológico de ser humano, el concepto de humanidad o persona es un concepto cultural. Se nace humano y se llega a ser persona. Por el camino, el individuo tendrá que adquirir las habilidades y comportamientos propios de la persona, que fundamentalmente son: la conciencia de sí mismo, la racionalidad y el sentido del bien y del mal. La persona es, pues, un individuo humano, pero considerado como sujeto racional y moral, a la vez que único (diferente de todos los demás).
    Cada uno de nosotros es una persona en construcción, ya que la condición de persona no se hereda, sino que se realiza a través de la acción y el contacto con los demás. Somos personas, porque los otros nos reconocen como tales y, a la vez, nosotros les reconocemos a ellos, a medida que vamos adoptando los comportamientos característicos de la persona. Desde este punto de vista, la persona sería un producto social, resultado de la vida en común con los otros humanos, de la convivencia y el aprendizaje.
    En nuestra cultura, la noción de persona arranca del filósofo Boecio (480-524) que, al inicio de la edad media, definió la persona humana como sustancia individual de naturaleza racional. Pero debemos a Inmanuel Kant (siglo XVIII) el sentido filosófico moderno del término "persona". Para Kant, la persona humana es un agente racional y moral, tal como escribe en su "Fundamentación de la metafísica de las costumbres" (1785). Si Boecio destacaba la naturaleza racional e individual de la persona, Kant subraya su capacidad moral y, por tanto, su autonomía. Y la autonomía de un ser racional y moral es el fundamento de su dignidad. La dignidad es el valor que tiene toda persona por el solo hecho de ser persona. Esto hace que el valor de toda persona sea absoluto. Según Kant, la categoría de persona convierte al ser humano en alguien que no puede ser usado como medio para obtener otro fin, y que, por lo tanto, merece todo respeto y reconocimiento.

    María José López García 1ºA

    ResponderEliminar
  2. Diferencio entre la propiedad y el concepto de humanidad. Todos compartimos la propiedad de ser humanos. Nacemos humanos y morimos de la misma forma. Así pues, es una propiedad real, no una noción. Es el nombre que se le ha dado a un concepto abstracto y clasificatorio, la especie. Nos iguala la especie, nos iguala la propiedad de serlo.
    ¿Y cuándo obtenemos la propiedad? En el momento de nacer, si poseemos las características propias de la especie, se nos califica como tal. Se define noción como la idea general que se tiene sobre algo, entonces ¿son las propiedades físicas nociones? Porque poseemos una idea general de humano, que nos distingue de otras especies. En resumen, la especie humana es una propiedad inherente que da lugar a una noción, una pauta que nos lleva a distinguirnos de otros seres u objetos.
    Queda por tanto definida la humanidad en cuanto a propiedad. Nos adentramos en una idea más compleja, el concepto de humanidad. Es sin duda una idea abstracta en estrecha relación con la ética. ¿De dónde procede este concepto? ¿Con qué criterio se atribuye? Personalmente, encuentro una unión entre la procedencia del mismo y la especie humana.
    Científicamente somos evolucionados. ¿Qué nos diferencia? La capacidad de razonar, y quien razona correctamente, persigue el bien. Un razonamiento correcto no debería nunca lleva al mal común (aunque esta idea sea bastante utópica). Por tanto, el concepto de humanidad se adquiere cuando somos capaces de demostrar que cumplimos los criterios éticos correctos.
    Diferenciamos entonces entre concepto y propiedad. Todos somos humanos y no todos poseemos humanidad. ‘’Humano’’ es un concepto físico, procesos biológicos similares y aspecto común. La ‘’humanidad’’ va más allá, es ética, razonamiento, personalmente la humanidad es bien.
    Para finalizar, quisiera destacar la flexibilidad de la humanidad como concepto. Podemos adquirirla y perderla en algunos de nuestros actos, sin embargo pienso que siempre podría ser recuperada. Pero el humano es humano porque biológicamente se adapta a una noción, y esta es inherente.
    CLARA VALIDIEZ VÁZQUEZ, 1A

    ResponderEliminar
  3. Desde mi punto de vista, creo que los seres humanos realmente compartimos la propiedad de ser humanos.
    La propiedad de ser humanos es algo que se adquiere tras el nacimiento basándonos en nuestras características que han ido variando con la evolución. Todos nosotros, al nacer, somos clasificados dentro de una especie, al igual que cualquier otro organismo. Por esto, todas las personas son humanos quieran o no, no hay ningún tipo de flexibilidad, es algo que no se puede elegir.
    Por otro lado, el concepto de humanidad es algo abstracto que debe ser tratado de otra manera. Todos los seres humanos deberían compartir esta humanidad, un concepto que tiene que ver con muchos sentimientos y pensamientos que se obtienen a lo largo de tu educación y que dependen claramente de cada persona. Se sabe que la humanidad es algo necesario para conseguir el bien y la convivencia, pero también es verídico que el concepto de humanidad no está compartido por todos nosotros ya que si fuera así, no habría ladrones, no habría personas egoístas, etc.
    En conclusión, creo que estaríamos hablando de un ideal si afirmáramos que la humanidad es compartida por todos, por esto defiendo que únicamente compartimos la propiedad de ser humanos.
    ALEJANDRO CASTILLA DE DIOS.
    1º BACHILLERATO A.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario