¿En qué consiste la existencia del ser humano?

El ser humano es un ser abierto, un ser de posibilidades, que tiene que realizarse. Existir para nosotros es desplegar nuestra esencia, que no está dada de antemano. Por eso, los filósofos del existencialismo dijeron que nuestra existencia es anterior a nuestra esencia. En esto se diferencia el ser humano del resto de los seres: nuestra existencia ejecuta nuestra esencia.

Pero, para eso, el ser humano necesita comprender el mundo en que vive, y esta comprensión de lo que hay, de lo que ocurre no comienza a hacerse desde ideas y creencias propias, sino desde unos pre-juicios sociales y culturales. Prejuicios que, a la larga, tenemos que cuestionar para entender mejor el mundo y el sentido del ser y de la existencia.

¿Eres consciente de algunos de los prejucios de los que partes? ¿Podrías señalar algunos? ¿Los has cuestionado ya? ¿Has acabado asumiéndolos o rechazándolos?


Comentarios

  1. ¿Eres consciente de algunos de los prejuicios de los que partes? ¿Podrías señalar algunos? ¿Los has cuestionado ya? ¿Has acabado asumiéndolos o rechazándolos?

    Todas las personas tenemos prejuicios, sean ciertos o falsos. En la antigüedad los prejuicios más habituales eran machistas y racistas pero ya se han logrado evitar, en cambio, sigue habiendo prejuicios. Por ejemplo, si vemos a un hombre “mal vestido”, con rastas y de piel morena-negra y al lado un hombre enchaquetado con apariencia de ser un hombre de negocios, si necesitas algo vas a acudir al hombre enchaquetado sin razón alguna, simplemente lo haces por prejuicio.
    Lógicamente he cuestionado los prejuicios negativos pero finalmente los he asumido ya que es algo inevitable, la sociedad y la cultura nos induce a una serie de prejuicios y seguramente tendremos muchos otros de los que ni siquiera nos demos cuenta, son algo inevitable y a su vez son un problema, ya que no deberíamos juzgar nada ni nadie por su apariencia, pero a no ser que todos nos pongamos de acuerdo en acabar con los prejuicios va a ser algo muy difícil.

    ResponderEliminar
  2. David Jesús Árbol Guerrero Nº2 - 1ºA Bachillerato

    La existencia

    El ser humano no necesita de una razón para existir, así como pensamos que cualquier asteroide de nuestro universo tiene por qué tenerlo. El hombre debido a su naturaleza racional que lo identifica se considera diferente a cualquier ser vivo de nuestro planeta; una distinción que lo hace superior. Pienso que nuestra inteligencia nos obliga a plantearnos una serie de cuestiones relacionadas con el motivo de nuestra existencia y nos aterra no poder encontrar una respuesta puesto que nos llevaría a una verdadera crisis.

    Utilizamos esta inteligencia para calificarnos como superiores a la simple materia o vida terrestre ya que somos capaces de tomar ciertas decisiones al contrario que los animales que están automatizados. Nosotros en realidad somos producto de la evolución de estos animales y puesto que los seres vivos actuales siguen existiendo como nosotros, nos encontramos al mismo nivel (esta es la finalidad de la evolución: seguir existiendo). Esto se debe a que la primera célula funcionaba de forma que para no morir debía entrar en contacto con una sustancia a la que llamamos nutrientes y debido a sus características físicas así se multiplicaba. Nuestro “sentido” en realidad se debe a este inicio de la vida terrestre y nada más.

    La superioridad antes mencionada la enfocamos determinándonos una misión o “sentido de la vida” según nuestra procedencia cultural de distintas formas como, por ejemplo:

    -Mediante la existencia de un Dios: Un ser que nos ha creado de forma especial a su imagen con una misión que según la religión puede ser desde “Amar al prójimo como a ti mismo”, esperar la llegada del mesías, purificarse y desarrollarse espiritualmente… Las religiones aparecieron para resolver este problema existencial mediante el miedo a un ser superior, priorizando el control de la mente y cuerpo para encontrar la felicidad… Podemos apreciar el egocentrismo del hombre en “Dios nos hizo a su imagen y semejanza” para tomar el papel de ser superior.

    -Descubrir cómo funciona nuestra realidad: Debido a nuestras características sentimos curiosidad por conocer el medio en el que vivimos. Pensamos que al ser inteligentes podemos conocer la naturaleza en toda su extensión cuando la realidad es que lo que hemos descifrado es mínimo. Realmente intentamos ordenar de forma lógica (adecuada a la estructura de nuestra mente) la diversidad caótica de nuestras experiencias sensoriales a las que llamamos naturaleza. Estas experiencias no nos ofrecen ni la mínima parte de la complejidad desordenada del mundo en que vivimos.

    -Proteger nuestro planeta: ya que somos el único ser capaz de ser consciente de la fragilidad de la naturaleza. Este pensamiento comenzó a raíz del desarrollo de la tecnología con la industrialización y la contaminación.

    -Ser superior a los demás para provocar admiración y sentirse realizado: Esto procede de la aparición del sistema capitalista que forma a personas cada vez más competitivas luchando por una superioridad intelectual y económica que les satisface. Esta mentalidad provoca incluso más injusticias, desigualdades, tristeza y es el fruto de enfermedades mentales actuales como la depresión.

    -Ayudar a los demás para evitar el sufrimiento: Esta es otra forma de sentirse realizado. En realidad, llevas a cabo estas prácticas para decidir una misión en la que se base tu vida y al mismo tiempo sentirte bien contigo mismo; una visión un tanto egoísta aunque esta idea a su vez solidaria construya una sociedad mejor.


    ResponderEliminar
  3. David Jesús Árbol Guerrero Nº2 - 1ºA Bachillerato

    Continuación del anterior comentario:

    Todo esto tiene el objetivo de encontrar un por qué debemos vivir a cualquier costo basándose en el bienestar, en la felicidad, sentimientos y sensaciones positivas que podemos experimentar de forma que olvidemos las facetas negativas de la existencia. Muchas de estas son fruto de la evasión de la pregunta por qué seguimos existiendo.

    Al fin y al cabo, seguimos siendo animales diseñados para sobrevivir y por ello evitar sensaciones negativas así que construimos una relación entre vivir y felicidad cuando la tristeza, el odio y la desigualdad van también de la mano.

    Pensamos que nuestra existencia no puede ser fruto de la casualidad pues es muy complicado que la vida surja de la forma que los teóricos actuales formulan (mediante la aparición de un sistema que se reproduce y cumple las funciones vitales). Pero es que, si la vida de nuestro planeta no hubiera comenzado, no existiríamos para plantearnos estas preguntas: solo podemos ser el resultado de una coincidencia en tiempo y espacio de una serie de sustancias en unas circunstancias determinadas.

    Dado que estamos diseñados para sobrevivir debemos encontrar la forma de sentirnos realizados sin influir en la libertad de los demás así facilitando a los demás y a ti disfrutar de los aspectos positivos de vivir como la felicidad, la alegría o la satisfacción personal.

    ResponderEliminar
  4. EL EXISTENCIALISMO I

    El Existencialismo es una corriente filosófica nacida en una época cuanto menos convulsa, cuyos filósofos analizaron la condición humana, la libertad, la responsabilidad individual, la emoción, el significado de la vida y la ruptura del tradicionalismo alienante, que ahora debía combatir con la libertad de pensamiento cuyo legado fue el cuestionamiento de lo incuestionable. Combatieron ateo, cristiano y agnóstico por conquistar la colina del conocimiento, y los tres parecen perderse en las cavernas del olvido y el tiempo, suele ocurrir cuando la dicotomización de la razón impide el apoyo mutuo para alcanzar el objetivo común.

    Dos franceses cuyas publicaciones, los convirtieron en autoridades, tanto en filosofía como de la política izquierdista, que como de costumbre, tiende a estar dividida. Protagonizaron una confrontación intelectual mediante cartas algo cínicas por parte de Sartre hacia un Camus que rechaza el régimen estalinista, responsable de un genocidio superior al de la esvástica del tormento que cada día parece resurgir, enmascarada desde las cenizas de los votos favorables al demagogo incuestionable sin lamentos, en el corazón de una democracia podrida de latir.

    Jean Paul Sartre, el hombre del compromiso político del ser y el arte, planteaba dos tipos de seres: los seres en sí, y los seres para sí. La relación entre ambos es que el ser para sí proviene de un ser que dejó de ser en sí para empezar a elegir, es decir, el ser para sí se construye de elecciones pasadas que hizo libremente.
    “El hombre está condenado a la libertad” pero bajo la cadena perpetua del compromiso con el resto de hombres y al mismo tiempo es responsable de ellos, cada época está comprometida con la humanidad y es responsable de ella, la literatura y la filosofía deben de responsabilizarse del futuro de la humanidad para que la paz se extienda de edad a edad.
    Sin embargo, su voz resuena en un eco un tanto amargo, el defensor de la libertad de expresión, el opositor al genocidio colonial, convertido en un enajenado hombre por una crítica a un régimen criador de gulags. El rojo de salón cuyo concepto de la libertad se tornaba un tanto individual, tal como difunde el ideológico liberal.

    ResponderEliminar
  5. EL EXISTENCIALISMO II

    Albert Camus, el hombre del absurdo que consideraba la libertad y la vida humana superiores a cualquier radicalismo o ideología, un medio absurdo donde el cielo se impone taciturno, la verdadera libertad se halla en el pensamiento y no en otra parte, por esto se dedica a recordar y reflexionar sobre la estupidez de un contexto tan cargado de subjetividad que parece teñir esto mundo de un sabor mucho más agrio que dulce.
    Ahora se mostraba ofendido por la libertad de expresión que tanto le excitaba, por unas palabras que solo incitaron a una contestación que rompió el cristal al reflejarse frente al espejo de la sociedad, testigos de que sus reflexiones no cambiaron nada.

    Sin pena ni gloria, el interés en la filosofía cayó frente al populismo y el conflicto que motivaba ventas y que desprestigian a los filósofos que así mimos se contradecían, Mientras Sartre clamaba por un activismo que Camus criticaba, este último fue quien en realidad arriesgó el pellejo al participar en la Resistencia Francesa mientras Sartre se dedicó a publicar artículos casi al final de la ocupación que en realidad fueron escritos por Simone de Beauvoir. Mientras Sartre se negó a condenar las purgas antisemitas en Checoslovaquia y la Unión Soviética, Camus hizo lo propio al condenar el colonialismo francés pero sin ejecutar acción alguna que produjera cambios.
    La humanidad esta borracha de símbolos cansados de filosofía, la temible alucinación de una sombra humana que señala dudoso el polvo existencial exponiendo la superficie gris y hueca, que deja nuestra razón de existencia. Caemos en una profundidad distraída con la neblina del inconformista, guerras que solo avivan la llama de que lo único que prácticamente tiene valer es el hacer, y dejan nuestra reflexionar en estúpido ideal, con una desprestigiada e ingenua mueca, por mucho que duela, supongo que en todo corazón se oculta la inexistencia.
    ÁLVARO PASTOR GARCÍA 1 BACH C

    ResponderEliminar

Publicar un comentario