¿Podemos prepararnos?


El ser humano es el único consciente de que la vida tiene un final. Todas las culturas conocidas han producido rituales funerarios, creencias religiosas, pensamientos sobre la muerte. Donde está la vida está la muerte. La muerte se ocupa de todos los seres vivos. La muerte es un ingrediente esencial de la vida. Y, sin embargo, nos incomoda, evitamos hablar y pensar sobre ella.

¿Podemos prepararnos para la muerte?

El ejercicio de la filosofía, pensaba Platón, es un buen modo de prepararnos, ya que con ella podemos llegar a comprender que tras la muerte empieza la vida verdadera y el conocimiento verdadero. Igualmente, Epicuro, con otro sentido muy diferente, nos preparaba para la muerte enseñando que es un estado en que nunca seremos o viviremos: porque los vivos no están nunca en la muerte y los muertos tampoco, ya que carecen de sensibilidad. Para ninguno de los dos filósofos es racional temer a la muerte. Siempre que sea la propia, claro. Es la muerte de otros seres queridos la causa del dolor.

Las religiones hablan de resurrección o de reencarnación y hay filósofos que han intentado razonar sobre estas cuestiones. Platón o Descartes, por ejemplo, dicen que siendo el hombre un compuesto de cuerpo y alma, y siendo esta última inmaterial, como lo son nuestros razonamientos, nuestros deseos y nuestros actos de voluntad, hemos de esperar que no muera como muere el cuerpo. Otros, como Demócrito, pensaban que estando compuestos de átomos, como el resto de los seres, nuestro destino es la disolución o desagregación. En cierto modo, puesto que nuestros átomos son imortales, esto resta dramatismo al hecho de morir. Y Nietzsche pensaba que estos mismos átomos que nos han formado volverán a reunirse en el tiempo infinito, exactamente en la misma disposición que forman ahora, en el eterno retorno de lo mismo en que volveremos a ser. Para Aristóteles, el alma no es sino la forma o estructura del cuerpo vivo. No tendría mucho sentido preguntarse por la existencia de la rosa que ya se ha secado, y que también tiene un alma según este filósofo, aunque distinta de la humana. Pero, precisamente, por esa distinción, el propio Aristóteles no lo deja del todo claro al final: puede que la nuestra sea una chispa del alma del universo y que al dejar de configurar nuestro cuerpo vivo se reúna con el todo del que procede.

¿Qué piensas de todo esto?

Comentarios

  1. En mi humilde opinión, sí podemos prepararnos para afrontar el doloroso hecho que es para nosotros la pérdida de un ser querido, ya que la muerte de uno mismo es algo sufrido por los demás, no por la propia persona. Debemos considerar la muerte como el final de una etapa, el comienzo de algo nuevo y desconocido para todos pero universal a la vez. El miedo nace de lo desconocido y a lo diferente, por lo que es el desconocimiento de lo que sucede tras la vida lo que nos asusta tanto como para haberlo convertido en un tema de esos de los que “es mejor no hablar porque es muy delicado”. Aunque sea difícil para nosotros, si miramos el tema desde una perspectiva objetiva todos los miedos y los problemas desaparecen, siempre que dejemos fuera el componente sentimental. Pensar en la muerte como en el cese de toda función vital, por ejemplo, nos escuda en el racionalismo para no tener que enfrentarnos a nuestra futura desaparición, algo que es en realidad muy doloroso. Esta forma de entender el mundo nos prepara para no sentir dolor por la pérdida de alguien al que queremos, ya que lo miramos desde la frialdad científica. Otra forma de prepararnos para este “viaje” es, de forma evidente, la religión. Los humanos nos valemos de las religiones para apoyarnos en algo y seguir hacia adelante porque creemos en que algo nos espera al final del recorrido y que permanecemos en este mundo eternamente aunque en otra forma. A parte de la fácil salida de ignorar el hecho de la muerte, me gustaría añadir otro ejemplo más, el de la filosofía. La práctica filosófica tiene como uno de sus objetivos que encontremos sentido a nuestras vidas y prepararnos para lo que viene después mediante la extracción propia de conclusiones.

    Como se comenta en el texto, los filósofos han dado múltiples argumentos a lo largo de la historia para tratar de tranquilizar y de explicar, desde distintos puntos de vista, el mismo hecho, la muerte. Con respecto a este punto mi punto de vista es claro: la materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Mientras vivimos estamos formados por carbono, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, fósforo y azufre básicamente, que al morir se separan junto con los demás y regresan al Universo. Si bien existen incoherencias en este razonamiento ya que se ha intentado desesperadamente encontrar la porción final de nuestro ser. Se ha visto que, al unir el porcentaje de cada elemento químico presente en nuestro cuerpo, falta una pequeña porción. Esa pequeña porción para mí es el alma, la quinta esencia de la que hablaban los antiguos que diferencia a seres inanimados de los vivos y que nos confiere cualidades exclusivas de los humanos, cualidades que todavía no se han podido enlazar con ninguna estructura cerebral.
    La conclusión final de esta reflexión es que la muerte debe ser afrontada y debemos concienciarnos de que a todos nos va a llegar y que cada uno se escuda en algo para protegerse de esta dolorosa realidad.

    Fran Sivianes Ramírez 1ºBach A

    ResponderEliminar
  2. La muerte ha sido siempre un tema complicado de tratar. Se le da explicaciones según diferentes culturas pero al fin y al cabo la materia de cada ser vivo es la misma y todos pasan por el mismo estado de descomposición, por eso se dice que la muerte es inevitable. Nos planteamos distintas cuestiones como, ¿Podemos prepararnos para la muerte?
    En acuerdo con Platón, la filosofía es el ejercicio que nos prepara para la muerte.
    Los seres vivos nos preparamos de distintas maneras, desde el punto de vista cristiano;
    rezan, revelan sus pecados a Dios, se entregan a él con el hecho de ser perdonados. Los
    cristianos obran de buena manera para que al final de su vida 'descansen en el cielo'.
    El budismo es algo parecido, según el comportamiento durante tu vida, reencarnas en un buen animal. Poniendo un ejemplo; si obras mal, reencarnarás en una hormiga o pequeños insectos (que son pequeños y frágiles), si llevas una estrecha vida con Buda, podrías reencarnar en un tigre o un gran animal.
    En definitiva, las religiones atraen mucho con su filosofía de vida, hacen una vida más cómoda, te preparan de la manera más sencilla y te quitan el gran temor que es el morir. Te enseñan a disfrutar la vida y encontran la felicidad.
    El tema de la muerte quizás sea más sencillo de lo que creemos, lo tenemos totalmente asociado al cuerpo y alma. Tras la muerte, el cuerpo ya no tiene movimiento ni 'vida' pero, ¿y el alma? Es y será siempre un misterio, pero como he comentado anteriormente quizás la vida es más sencilla de lo que creemos.
    Alexandra García Rengifo 1ºA bach

    ResponderEliminar
  3. ¿Podemos prepararnos para la muerte?
    Sinceramente pienso que nadie está realmente preparado para eso debido a que llega en momentos que tu mismo no te lo esperas, por lo tanto, en ningún momento puedes prepararte fisicamente porque mentalmente puede hacerlo debido a que te puedes mentalizar de que te queda poca vida pero esas personas que mueren jovenes no se esperan en ningún momento su muerte por lo tanto no esta preparada la gente.

    ¿Qué piensas de todo esto?
    Descartes dice que el cuerpo y el alma están unidos y como esta última es inmaterial al morir se queda en el aire el alma que siempre quedará libre. Demócrito, por ejemplo, pensaba que nuestro cuerpo es un conjunto de átomos por lo tanto, nuestro destino será degradarnos. Sinceramente pienso que el cuerpo y el alma son dos cosas distintas y que no van de la mano
    Rafael Godoy 1ºC Bach

    ResponderEliminar
  4. Muerte se define como el final de la vida, en la que para ciertas culturas es la muerte y sin mas, mientras que para otras significa la vida eterna.

    ¿Podemos prepararnos ante la muerte?

    Hay dos puntos de vista para responder a esta cuestión. Uno de ellos es la muerte de un ser cercano a ti, que puedes prepararte para afrontar de que ya no volverá a estar mas contigo. Por otro lado la muerte de tu propio ser, es imposible que estés preparado porque nunca sabes como y cuando te va a llegar.

    Es muy duro ver que un ser querido se va a morir, pero tu mente, tu cabeza, tu mismo, eres consciente de que se esta muriendo y que llegara un día en el que ya no este. Visto desde el punto de tu propia muerte es imposible saber cuando me voy a morir, porque hoy estoy escribiendo esto, pero mañana no sabes si un coche puede atropellarte.

    ¿Qué piensas de todo esto?

    La filosofía, la muerte y la vida están en relación constante. Bien sea dicho que sin la muerte no habría vida y así al contrario. La filosofía nos ha permitido a lo largo del tiempo hacernos pensar de ‘’¿Qué pasara cuando me muera?’’, la respuesta no la tengo yo, ni nadie en este mundo, pero solo ha de decir que cada uno ve la muerte como quiere, para unos es un comienzo y para otros en el final…


    PABLO SANCHEZ FARGALLO 1ºA BACHILLERATO.

    ResponderEliminar
  5. ¿Podemos prepararnos para la muerte?
    El concepto de muerte es muy abstracto ya que hay diferentes puntos de vista. En la cultura religiosa la muerte da paso a una vida eterna perfecta en el cielo con todos tus seres queridos mientras que en lo más puramente científico la muerte es simplemente el final de la vida.
    El si podemos prepararnos para la muerte es una cuestión que desde hace mucho tiempo se lleva haciendo, por ejemplo, en el barroco(Siglo XVIII) este tema era muy tratado y a la muerte se le tenía mucho miedo en la mayoría de los casos, aunque bien es cierto que en algunos otros se la consideraba una muerte amiga.
    Yo más que responder a esta pregunta, ya que no creo que exista una respuesta correcta, voy a plantear otra ¿por qué en vez de prepararnos para la muerte no nos limitamos a vivir la vida?
    Por mucho que una persona se prepare ante la muerte esta puede llegar en cualquier momento y de cualquier forma, de manera que, desde mi punto de vista es más inteligente disfrutar del poco tiempo de vida que disponemos(siendo siempre conscientes, es decir, no vayas a tirarte de un rascacielos por pura diversión por que te mueres, hay que tener dos dedos de frente).
    ¿Qué piensas de todo esto?
    Pienso que la filosofía puede ayudar a comprender mejor lo que significa la muerte desde otros puntos de vista aparte del propiamente anatómico pero no estoy de acuerdo con ninguno de estos autores filosóficos porque no creo que después de esta exista un alma en la que todos nuestros pensamientos y recuerdos queden recogidos etc. En mi opinión después de nuestra muerte lo único que queda nuestro es, como decía Jorge Manrique, la vida de la fama, es decir, el recuerdo que creas sobre otras personas, por lo que ciertamente si hay alguien que te recuerda nunca vas a estar del todo muerto hablando en el sentido filosófico, no anatómico claro está.
    Mi conclusión es que si quieres puedes ser inmortal de cierta forma, tienes que hacer que la sociedad te recuerde, salir en los libros de historias, en los de grandes descubrimientos e inventos etc y, claro está, de una manera positiva, siempre aportando, ya que para mí, la meta de la vida debería ser hacer la de los demás mejor de lo que son, y si esto lo llevaran a cabo todas las personas del planeta, tendríamos muchos menos problemas.

    ResponderEliminar
  6. Al ser humano le incomodan los finales, tanto a pequeña como a gran escala. En la vida cotidiana, detestamos por ejemplo que se acabe el tiempo de disfrute, como las vacaciones. Y el último peldaño de esta escalera, es la muerte.
    El miedo y rechazo a los finales, se une con el inherente temor a lo desconocido de la raza humana. ¿qué habrá después? ¿en qué me convertiré? Durante años hemos buscado las preguntas a estas respuestas, y por tanto, miles de razones han sido encontradas.
    Como para la mayoría de los problemas metafísicos, la religión tiene una solución. Y como la mayoría de las soluciones, libera de la carga y ansiedad que proviene de la incertidumbre. En la mayoría de los casos, esta habla de otra existencia, de un después, siendo todo esto un velo que acaba por convertir a la muerte en una fase vital más, y no la última.
    Así pues, algunos filósofos como Epicuro tranquilizan el miedo al dolor, razonando con la muerte y la falta de sensibilidad que conlleva la misma. Y posiblemente sea una de las razones que lleve al ser humano a transformar en tabú el término, por el gran enemigo que supone el dolor.
    Otros hablan de alma, de sueños y pensamientos que no mueren cuando la parte carnal que los recubre sí lo hace. O bien, no seamos más que un trozo del universo que vuelve a su origen tras haber cumplido con su función de vivir. Todas estas hipótesis tienen algo en común, despojar a la muerte de su capacidad para acabar con la vida.
    Por tanto, prepararnos para la muere apoyándonos en la hipótesis que más nos convenza. No obstante, eso no asegura que en su llegada conservemos la calma, porque nunca desaparecerá la duda de si estamos en lo cierto cuando hablamos de otra vida. Todo esto, si es la muerte propia.
    Considero la muerte ajena como uno de las mayores dificultades vitales. Mientras el que muere emprende un camino nuevo, ya sea para el final o para el comienzo, el que continúa vivo sigue su senda, ahora un poco más solo. Y una vez más, aparece otro de los miedos del ser humano, la soledad, la falta de quien en algún momento pudo ser cercano.
    Prepararse para la muerte ajena requiere una concienciación que no reducirá jamás a cero el dolor que supone esta. La pérdida significa un adiós, y como dije al principio, siempre hemos temido a los finales.
    A modo de conclusión, lo innegable es que la muerte no deja de ser un final, por muchos velos que podamos colocar para ocultarla. Un final que nos recuerda que la vida es finita, y que por tanto, cada segundo es irremplazable. Por tanto, es sin más, un ingrediente de la vida.
    CLARA VALIDIEZ VÁZQUEZ, 1A

    ResponderEliminar
  7. ¿Debemos prepararnos para la muerte?

    En muchas culturas, ayudar y preparar a las personas para la muerte es una tarea de las mujeres, especialmente de las mayores.

    La aceptación de la muerte suele ocurrir después de una experiencia completa de duelo. Los duelos sin elaborar pueden ser uno de los principales motivos de infelicidad y problemas posteriores.
    Cuando la muerte es esperada, las personas tienen suficiente tiempo para hacer ciertos preparativos, recordar, despedirse, arreglar los asuntos económicos..., es decir, pueden dejar todo en orden.
    Asumir la propia muerte constituye una de las tareas más difíciles de esta última etapa de la vida. Un gran número de personas sienten miedo, y es posible que nunca se esté completamente preparado para la muerte. La mejor forma de ayudarse a tener menos miedo es vivir cada momento de la vida plena y positivamente. Ofrecer un apoyo incondicional a otras personas también puede ayudar a aceptar la muerte.

    ¿Que piensas de todo esto?

    La vida es un proceso que todo el mundo debe pasar por ella y que no puede ser eterna.

    Marta Muñoz Mancera y María Morales Mellado 1 BACH C

    ResponderEliminar
  8. ¿Podemos prepararnos para la muerte?
    El concepto muerte es verdad que es algo a lo que todo el mundo intenta evitar, ya que no se le encuentra explicación a lo que se siente que pasa, y es un miedo que casi todo el mundo tiene.
    Aunque hay algunos filósofos que dan sus razonamientos sobre que es lo que puede pasar tras morir. Algunos afirman que la muerte es un estado que no seremos nada ni que viviremos, y tiene razón porque la persona que ya ha muerto no lo esta viviendo, los que lo viven son aquellas personas que están en el hecho de su muerte. Otros filósofos hablan de que al tener sentimientos, alma, deseo, etc, piensan que no solo sera morir como muere el cuerpo, que algo mas tendrá que haber.

    ¿Qué piensas de todo esto?
    Nosotros estamos de acuerdo con Epicuro, que al morir ya nos sentimos nada, es algo como cuando estamos durmiendo, y lo que sufren la muerte son los demás vivos.

    Jaime Mármol y George Sadouski

    ResponderEliminar
  9. El tema de la muerte es algo difícil de tratar, ya que para algunos es el final de la vida y para otros es el principio de otra.

    ¿Podemos prepararnos ante la muerte?

    Creo que más que prepararnos lo que podemos hacer es mentalizarnos, mentalizarnos de que algún día todo lo que conocemos acabará para nosotros y dejaremos este mundo, un ejemplo de esto es la muerte de un familiar o un amigo cercano, podríamos pensar que estamos preparados para afrontar la muerte de esa persona pero cuando llega no podemos evitar pensar que ya se ha ido y no podremos pasar más tiempo con él, esto es porque no estábamos preparados sino mentalizados de que pronto iba a morir.

    ¿Qué piensas de todo esto?

    Pienso que al no saber lo que pasará con nosotros nos entra el miedo, según diferentes creencias podemos hacernos una falsa idea de lo que nos pasará pero en mi opinión solo sirve para quitarnos (o disminuir un poco) ese temor del que hablaba, esta opinión la doy aun siendo creyente ya que pienso que hay un “más allá” después de la muerte, pero en el fondo sé que (como he dicho antes) es solo porque desconocemos lo que hay y recurrimos a la religión.

    JESÚS ARTIGUEZ RODRÍGUEZ 1ºBACH A

    ResponderEliminar
  10. La muerte siempre ha estado entre nosotros, como dice el texto, en cualquier lugar donde haya vida seguidamente se encuentra la muerte. Muchos se preguntan porque a día de hoy en pleno siglo XXI todavía nos cuesta hablar de muchos temas, la muerte entre ellos. Pienso que esto se debe a que realmente no tenemos ningún tipo de información de lo que habrá después de la muerte. La mayoría de religiones defienden la existencia de una vida nueva o eterna, en cambio hay personas que tienen por seguro que después de la vida no hay absolutamente nada. Desde mi punto de vista ninguna persona por mucho que quiera puede estar completamente seguro en ninguno de los dos casos (aunque los que practican una religión pueden llegar a tener unos ideales muy firmes acerca de la muerte mediante la fe).
    ¿Podemos prepararnos para la muerte? Sinceramente creo que no. Pienso que al igual que ninguna persona es indiferente a la muerte de un ser querido, es incapaz de no para de pensar lo que pasará después de que muera y si todo lo que ha defendido durante su vida era verdad. Algunos intentan prepararse mediante la religión, lo que hace que recibas la muerte asegurándote de que después hay más vida. Aún así creo que la persona que muere tampoco está preparada para dejar a sus familiares y a personas que sabe que van a sufrir por su pérdida.
    ¿Qué piensas sobre esto? Como a todos, cuando comienzo a pensar en la muerte y su relación con la vida, en mi cabeza surgen muchas dudas y la mayoría son incapaces de responder. Esto me frustra bastante y hace que tenga pocas cosas claras acerca de la muerte. Sinceramente creo que tiene que ver algo más, pero como todo lo que se dice en estos casos es una opinión, si fuera una certeza todos pensaríamos igual acerca de lo que ocurre cuando morimos.
    José Martín Medina 1ºBach A

    ResponderEliminar

Publicar un comentario